Fachada del Ayuntamiento de Ciudad Real. (Foto: La Crónic@)
Fachada del Ayuntamiento de Ciudad Real. (Foto: La Cró[email protected])

El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Ciudad Real, ante el aumento de los casos de COVID-19, ha decidido suprimir las migas de fin de año, limitar los aforos al 50 por ciento en las actividades municipales hasta el 31 de diciembre. Respecto a la carrera del pavo, se mantiene el formato actual, no obstante se anula la carrera infantil.

Así lo ha avanzado la alcaldesa, Eva María Masías, que ha dado cuenta de las decisiones que se han tomado en la Junta de Local de Seguridad y que afectan a la planificación de eventos organizados de manera municipal, a la espera de otro tipo de decisiones a nivel regional o nacional, después del encuentro entre el Gobierno y los presidentes autonómicos.

Eva María Masías ha avanzado que las decisiones adoptadas, de momento, afectan hasta el día 31 de diciembre y pueden variar, según la evolución de los contagios, que «crecen exponencialmente».

Entre las actuaciones que se van a suprimir estaría la celebración de las migas del 31 de diciembre, que estaban previstas para celebrar en la explanada de la Puerta de Toledo.

Aforos reducidos

Respecto a otro tipo de actividades, como puede ser ‘Jugarama’, en estos momentos se plantea la reducción de aforo al 50 por ciento de su capacidad, así como el uso obligatorio de mascarilla en todo momento, al ser un espacio amplio, pero cerrado.

Las actividades culturales han mantenido en todo momento limitaciones de aforo, ya que por ejemplo el Antiguo Casino, que tiene una capacidad de 233 personas, se está permitiendo una asistencia de un máximo de 105 espectadores.

La alcaldesa ha querido pedir, por encima de todo, prudencia individual y responsabilidad a aquellos locales que tienen previsto celebrar eventos, ya que el Ayuntamiento de Ciudad Real no tiene competencia para actuar más allá de las limitaciones en el control de los aforos.

Desde la institución municipal habrá un seguimiento constante de la situación pandémica mediante reuniones periódicas, por si hubiera que modificar o ampliar alguna de las medidas establecidas.

También Miguelturra toma medidas

La organización de la Nochevieja en el CERE y de las Campanadas Churriegas de Miguelturra (Ciudad Real) ha adoptado la decisión de «suspender ambas actividades, ante los avances de la variante Ómicron y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de evitar aglomeraciones».

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, ante el aumento de casos que se están registrando, se ha optado por «cancelar la Nochevieja en el CERE, al no poderse garantizar el cumplimiento de todas las medidas sanitarias».

Aunque el aforo máximo previsto era de 900 personas y todas las entradas habían sido vendidas, se ha tomado dicha decisión, y se han cancelado también las Campanadas Churriegas, que reúnen a centenares de personas por «no poder garantizar la distancia de seguridad».

Estas decisiones se han tomado «por precaución, prudencia y responsabilidad, siguiendo las recomendaciones de la OMS», en las que señala que hay que «evitar concentraciones multitudinarias y aglomeraciones, además de en el interior, también en el exterior».

Lo que sí mantiene la Concejalía de Festejos es ‘Navilandia’, además de continuar con las reuniones periódicas con la Asociación de Peñas, de cara a la «organización de nuestro ansiado Carnaval, esperando que la evolución de la pandemia sea positiva». Por su parte, Juventud mantiene el torneo de Fútbol Sala de Attuti Jorobi.

«Vamos a organizar todas las actividades donde podamos controlar el aforo, haya suficiente distancia interpersonal y se pueda hacer un control exhaustivo de las medidas de seguridad», han destacado la concejal de Juventud, María Montarroso y el concejal de Festejos, Diego Rodríguez.

Del resto de actos previstos para estas fechas se decidirá en función de cómo evolucionen los datos de contagios y de lo que determinen las autoridades sanitarias», ha finalizado Rodríguez.

Más información: