Panorámica de Valdeluz, en Yebes.
Panorámica de Valdeluz, con Yebes al fondo.

Los jóvenes residentes en municipios o núcleos de población de menos de 5.000 habitantes de Castilla-La Mancha lo tienen más fácil que el resto para comprar una vivienda: la Junta les facilita ayudas, a través de la Dirección General de Vivienda. Además, el plazo se ha ampliado hasta el 11 de febrero de 2022, habida cuenta las pocas solicitudes recibidas para el importe que se había asignado previamente.

Así consta en la resolución de dicha Dirección General, que publica este viernes el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

Hay que tener más de 18 años y menos de 35 para ser considerado «joven» y, en consecuencia, potencial beneficiario. La vivienda que se adquiere tiene que estar, como queda dicho, en una municipio con menos de 5.000 habitantes. El requisito es fácil de cumplir en la provincia de Guadalajara, incluso sin alejarse apenas de la capital.

De los 287 municipios guadalajareños, apenas son 8 los que actualmente superan en su censo actualizado los 5.000 vecinos: Alovera, Azuqueca de Henares, Cabanillas del Campo, El Casar, Marchamalo, Torrejón del Rey, Villanueva de la Torre y la propia capital de la provincia.

De este modo, las ayudas pueden aplicarse a viviendas de localidades tan urbanizadas (pero con tan poco empadronados aún) como Yebes, Pioz, Uceda o Yunquera de Henares. También incluye a ciudades como Molina de Aragón y Sigüenza, que se han ido despoblando en los últimos lustros.

Delegación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Guadalajara en enero de 2021. (Foto: La Crónic@)
Delegación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

Hasta 10.800 euros de ayuda

«Con estas ayudas dotadas de dos millones de euros pretendemos cubrir el cien por cien de las solicitudes que cumplan con los requisitos, para que ningún joven que quiera desarrollar su proyecto vital se quede sin una ayuda que posibilite esta decisión», resalta el consejero de Fomento, Nacho Hernando.

La cuantía de la ayuda llega hasta los 10.800 euros por vivienda y no puede superar el 20 por ciento de su precio de compra.

Además, la vivienda objeto de estas ayudas deberá ser habitada por el beneficiario en el plazo máximo de tres meses desde que sea entregada por la persona o entidad vendedora y constituirá su residencia habitual y permanente por un plazo mínimo de cinco años.

Pocos solicitantes

En la resolución de este viernes en el DOCM se reconoce que el número y el importe de las solicitudes recibidas hasta la fecha permiten prever que no se va a alcanzar la cuantía máxima de la convocatoria prevista. «En consecuencia, se considera oportuno fijar un nuevo plazo de presentación de solicitudes antes de la finalización del plazo inicial de presentación, con el objeto de aumentar el número de personas que puedan beneficiarse, teniendo en cuenta que con ello no se perjudica derechos de terceros y se permite maximizar la ejecución de los fondos del Plan Estatal de Vivienda, dando una oportunidad a los jóvenes de la región para acceder a una vivienda digna, en coherencia con mandato constitucional», según el documento oficial.

Esta línea de ayudas no es nueva y en años anteriores tampoco fue masiva su acogida. Por ejemplo, en 2019, unos meses antes de la pandemia se cerraba la campaña de aquel año con apenas 60.000 euros aprobados para 12 jóvenes de Guadalajara.

Esta provincia fue la que menos recurrió a las ayudas a pesar de que la inmensa mayoría de sus municipios pueden acogerse a la misma, incluidos Molina, Sigüenza, Brihuega, Sacedón, Yebes… Curiosamente, en Cuenca hubo en ese período 33 beneficiarios, la provincia donde más éxito tuvo esta iniciativa.

Más información: