Estar confinado y por un positivo de coronavirus es una doble dificultad que se puede superar.
Estar confinado y por un positivo de coronavirus es una doble dificultad que se puede superar. (Foto: La Crónic@)

Castilla-La Mancha registró su primer caso de infectado por coronavirus el pasado 1 de marzo en Guadalajara y desde esa fecha ya está a punto de rebasar los 10.000 contagiados y los mil fallecidos, pero conforme avanzan los días son más los pacientes que van superando esta enfermedad

Ese es el caso de José Parra, tras dieciséis días confinado en una habitación. Este prejubilado de 62 años, de Guadalajara, ya ha superado la enfermedad y ha recibido un alta parcial que le permite salir de estas cuatro paredes.

“Quince días confinado cuando uno está mal requiere tener una entereza como una catedral para no venirte abajo”, ha señalado a Europa Press para LA CRÓNICA en su primer día de alta en el que ya no tiene síntomas.

El ejercicio, fundamental

Para Parra ha sido vital hacer dos horas de ejercicio cada día y eso es lo que recomienda, aunque se haga poco a poco y en apenas unos metros de espacio como es una habitación. Así, empezó haciendo un kilómetro entre las cuatro paredes de su dormitorio y a medida que se iba encontrando mejor asumía un mayor reto. “He llegado a hacer hasta cinco kilómetros en el dormitorio”.

El hecho de que le guste el deporte le ha ayudado estos días a mantener la cabeza despejada y a soltar adrenalina. “Ya me han dado libertad y ahora ya puedo pasear por el patio”, ha subrayado, convencido de que cuando todo esto termine, nada será igual. “Ojalá me equivoque, pero me temo que la vida no va a ser la misma”.

Ha apuntado que ha sido duro porque a la propia enfermedad se le ha unido el no poder ver ni siquiera a su pareja. “Solo he abierto la puerta de la habitación cuando mi compañera me avisaba que tenía la comida”.

Empezó a sentirse mal el día anterior a decretarse el estado de alarma y al día siguiente se levantó con bastante fiebre, escalofríos, mareos y mucha tos, y decidió llamar a los servicios sanitarios porque los síntomas eran inequívocos.

En este tiempo ha sentido mucho dolor de cabeza y mareos que se han ido incrementado; y ha llegado a perder hasta siete kilos en quince días. Su mensaje para quienes ahora lo están pasando es que tengan “mucha paciencia”, ser positivo, tener esperanza “y pensar que de esto se sale”.

Más información: