Coche patrulla de la Policía Nacional.
Coche patrulla de la Policía Nacional.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valencia y Alicante a tres jóvenes que presuntamente simulaban ser repartidores de comida para entregar drogas a domicilio. Portaban unas maletas idénticas a las utilizadas por las empresas de reparto, en las que escondían las sustancias que distribuían a sus clientes.

En Valencia, los agentes que se encontraban realizando un dispositivo de prevención de la delincuencia observaron a un joven a bordo de una bicicleta de una empresa de reparto de comida. Este hombre, al ver a los policías, mostró una “actitud esquiva y de cierto nerviosismo” que despertó la sospechas de los policías, según han explicado las fuerzas de seguridad en un comunicado.

Los agentes dieron el alto al sospechoso y le requirieron que mostrara el interior de la bolsa, donde descubrieron varios paquetes envueltos en papel de aluminio que desprendían un fuerte olor a marihuana. Además, llevaba entre sus pertenencias 575 euros y una bolsa de precisión. El hombre fue detenido por un presunto delito contra la salud pública.

En la provincia de Alicante se ha detenido a dos personas que al parecer utilizaban un procedimiento idéntico. Agentes de velar por el cumplimiento del confinamiento los habían identificado previamente y se habían percatado de que llevaban una suma inusual de dinero, en comparación a lo que solían llevar otros trabajadores de la misma actividad.

Esta circunstancia hizo sospechar a los policías que podrían estar aprovechando el sistema de envío a domicilio para distribuir drogas. En una segunda identificación, se les interceptó cuando se dirigían a una peluquería que permanecía abierta a pesar de las restricciones.

En este local, al parecer se disponían a manipular la cocaína que escondían en uno de los bolsillos interiores de la maleta de reparto que utilizaban para dar cobertura a sus presuntas actividades ilícitas. La droga encontrada estaba dispuesta “en roca” para ser adulterada con fármacos para su posterior distribución en dosis, según los investigadores.

En el interior de la peluquería los policías encontraron diferentes útiles para pesar, mezclar, adulterar y envolver las dosis de cocaína, así como pequeñas cantidades de marihuana igualmente dispuestas para la venta, además de 57 gramos cocaína se les incautaron 620 euros en billetes de diverso valor. Estas dos personas han sido detenidas como presuntas autoras de un delito de tráfico de drogas.