31.3 C
Guadalajara
24 junio 2024
InicioSucesosDejan morir de hambre a un galgo en Alovera

Dejan morir de hambre a un galgo en Alovera

El cadáver del animal apareció en un vertedero ilegal de Alovera, con la cabeza atrapada entre varios sofás que estaban abandonados allí.

-

El Seprona de Guadalajara ha logrado identificar al propietario de un galgo que apareció muerto hace semanas en Alovera, en un vertedero ilegal dentro del término municipal de esta localidad, en un estado tal de desnutrición que había llevado a la muerte de «Ketama», que es como estaba registrado el perro. Tanto la investigación como el propio hallazgo han trascendido este martes y lo ha podido confirmar LA CRÓNICA en fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara.

Según los informes, todo apunta a que el animal, un galgo español, inscrito con el nombre de KETAMA, fue abandonado por «el responsable de su guarda», según se detalla desde la Benemérita. Desde entonces, el galgo habría estado vagando a su suerte, a su mala suerte, sin comer. Finalmente, la muerte se produjo al quedar atrapada su cabeza entre varios enseres y no tener fuerzas para liberarse. Los agentes que han participado en la investigación han subrayado la extrema delgadez que presentaban los restos del animal en el momento de ser encontrados.

El identificado como responsable es un sujeto, de nacionalidad española y que «habría utilizado otra identidad a la hora de inscribir al animal en el registro correspondiente y en los diferentes trámites de cambio de titularidad», según ha averiguado la Guardia Civil.

¿Qué pena tiene el abandono de un perro hasta la muerte?

Las conductas de maltrato y abandono de animales domésticos están recogidas en los artículos 337 y 337 bis del Código Penal y llevan aparejadas penas de prisión de hasta 18 meses, además de la inhabilitación para el ejercicio de cualquier profesión que tenga relación con los animales y para la tenencia de los mismos.

Los animales deben de estar censados en los ayuntamientos donde residen habitualmente desde los 3 meses de su nacimiento o desde su adquisición y deberán llevar de forma permanente su identificación censal, bien un chip o una chapa de identificación.

Igualmente el animal debe mantenerse en perfectas condiciones higiénico-sanitarias y con la alimentación adecuada; así mismo, las mascotas deben de ser vacunadas periódicamente.


Más información: