4.6 C
Guadalajara
3 marzo 2024
InicioLocalDesalojado un tren entre Guadalajara y Madrid este lunes, por exceso de...

Desalojado un tren entre Guadalajara y Madrid este lunes, por exceso de viajeros

Testimonios recogidos por LA CRÓNICA permiten reconstruir lo vivido en el tren que ha hecho su salida a las 6.26 de la madrugada desde la capital alcarreña, con destino Madrid.

-

La situación de los Cercanías en el área de Madrid está llegando a límites más propios del surrealismo que de una gestión adaptada a los tiempos. La línea C-2 es, como cualquier usuario puede constatar, una de las más castigadas por las recurrentes incidencias, motivadas en buena medida por la falta de inversión. Todo ello y más parece haberse aliado este 11 de diciembre de 2023 para los pasajeros de una de las primeras circulaciones del día desde Guadalajara.

Testimonios recogidos por LA CRÓNICA permiten reconstruir lo vivido en el tren que ha hecho su salida a las 6.26 de la madrugada desde la capital alcarreña, con destino Madrid.

Para empezar la odisea, no todos los viajeros han conseguido acceder sin sobresaltos al tren, ubicado en la peligrosa vía 3. Algunos han dado inevitablemente con sus huesos en el suelo, a consecuencia de lo resbaladizo de los elementos que están dispuestos, como si de una carrera de obstáculos se tratara, hasta alcanzar el vagón. Algunas jóvenes pasajeras han comprobado en primera persona lo que es caer cuerpo a tierra de manera inesperada.

Demasiados pasajeros para tan poco tren

A la vuelta del puente de la Constitución, el número de pasajeros se ha «normalizado» como de costumbre, incrementándose de manera exponencial según se avanzaba hacia la capital de España.

Dado que en este caso se trataba de una de las unidades más antiguas, formada por seis vagones, lo que en Alcalá ya era saturación al llegar a Asamblea de Madrid-Entrevías pasaba a ser pura y simplemente una lucha por caber donde no había sitio casi ni para respirar.

Visto lo visto, desde la megafonía se ha instado a los últimos ocupantes del último vagón para que desalojaran voluntariamente ese coche y volvieran al andén. Infructuosamente. Y así durante varios minutos.

Ante el fracaso a la hora de reconducir la situación, el responsable de ese tren ha tomado una decisión radical: desalojar a todos los pasajeros, después de apagar las luces y comunicar que deberían esperar a una siguiente circulación, puesto que esa quedaba sin servicio. Tanto ha sido así, que cuando ha emprendido camino hacia Atocha lo ha hecho sin nadie en su interior. Queda por aclarar si una de las puertas, que se mantuvo abierta desde entonces, lo era por una avería causada por la propia masa de personas durante el intento de «acomodarse» en el interior, o fue un problema añadido.

La última paradoja del asunto, también surrealista, se ha producido cuando los atónitos e irritados pasajeros abandonados en Entrevías han tomado el siguiente Cercanías: uno de los más nuevos y con más capacidad. Tanto, que ha sido capaz de albergar a todos los protagonistas de esta peculiar historia junto con los que venían desde Alcalá.

Y sin descarrillar, que es algo que en estos tiempos nadie debería dar por hecho.

Así, hasta la siguiente incidencia.


Más información: