El volumen de contratación temporal regresó a niveles previos a la pandemia, al firmarse durante el mes de junio un total de 1.625.288 de este tipo de contratos, según se desprende del estudio publicado este lunes por la empresa de recursos humanos Randstad, basándose en los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Por provincias, los mayores incrementos se han dado en Guadalajara (con un 61%), a mucha distancia del resto: Castellón (46,6%), Tarragona (35,7%), Soria (32,8%) y Toledo (31,7%). Los aumentos más moderados se registraron en Huesca (0,6%), Lleida (3,7%), Badajoz (5,4%), Jaén (8,4%) y Teruel (10,4%). Por su parte, Tenerife (-5,7%) y Las Palmas (-1%), registraron caídas.

A más joven, más eventual

En cuanto a la edad de los firmantes de los contratos temporales, Randstad revela que, con respecto al año pasado, el segmento de los menores de 25 años es el que ha registrado el mayor incremento, un 24,8%.

Le sigue el colectivo más numeroso, el de profesionales entre 25 y 45 años, que registraron un aumento en la contratación temporal del 16,3%, mientras que el segmento que registró el aumento menos acusado fue el de los mayores de 45, con un incremento del 13,5%.

En auge en Castilla-La Mancha

Cantabria (39,4%), Castilla-La Mancha (27,1%), Baleares (24%) y la Comunidad Valenciana (22,6%) registraron los mayores incrementos con respecto al primer semestre de 2020.

Con crecimientos más moderados, pero aún por encima de la media nacional (17%), se encuentran Navarra, (21,4%), la Comunidad de Madrid, Euskadi (ambas con 20,4%), Castilla y León (19,9%) Galicia (19,8%), Aragón (19,6%) y Cataluña (18,5%).

Por debajo de la media del conjunto del país y con los incrementos menos acusados, se sitúan Asturias (16,5%), Andalucía (13,7%), La Rioja (13,1%), la Región de Murcia (9,2%) y Extremadura (8%). La única caída de la contratación temporal con respecto al año pasado se produjo en Canarias (-3,2%).

Como en 2019… por ahora

De acuerdo con la información aportada en el estudio, para encontrar un volumen de contratos temporales superior al registrado durante el pasado mes de junio sería necesario remontarse a 2019. Un empeoramiento de la situación sanitaria puede traer consigo un impacto negativo tanto en la recuperación económica como en la tendencia de generación de empleo.

En los primeros seis meses del año, se firmaron 7.662.133 contratos temporales, una cifra que, si bien es un 17% superior al mismo periodo del año pasado, es todavía un 22,8% inferior al primer semestre de 2019.

En cuanto a la contratación temporal según cada sector, el estudio destaca que, aunque con respecto al primer semestre de 2020 se experimentaron incrementos en todos ellos, en cuanto a 2019 existen interesantes diferencias.

Así, el sector que más redujo la contratación con respecto a 2019 fue el sector servicios, con una caída del 30%, seguido por la construcción (-13,7%) y la agricultura (-10,2%). Por su parte, la industria experimentó un ligero incremento de dos décimas.

Más información: