La Guardia Civil de la Comandancia de Guadalajara detuvo el pasado jueves en Azuqueca de Henares a tres individuos, presuntos autores de un intento de delito de robo con fuerza. Fueron sorprendidos “in fraganti” cuando pretendían acceder a una vivienda en esa localidad.
 
Con un llamada al 062, un vecino alertó a la Guardia Civil de que varias personas estaban intentando forzar la cerradura de una vivienda, ubicada en la planta baja de un bloque de pisos de la localidad.
 
En los cinco minutos que tardaron dos patrullas en movilizarse hasta el lugar, los agentes llegaron a tiempo para que estos sujetos, una vez se dieran unos a otros el queo, y salieran disimulando del edificio. Lo hicieron direcciones distintas, para procurar despistar a los guardias civiles, que no obstante vieron cómo uno de ellos arrojaba debajo de un coche una pieza metálica. Tras recuperarla, comprobaron que era un utensilio para fracturar bombines de cerraduras.
 
Los agentes identificaron a estas personas y procedieron a su cacheo, ocupándoles tres destornilladores de distintas dimensiones, una navaja y una llave fija, presuntamente utilizada junto con el utensilio  para fracturar cerraduras.
 
Se comprobo que el trío había forzado la cerradura de la vivienda, pero sin conseguir entrar, al verse sorprendidos por la presencia de los agentes.
 
La Guardia Civil instruyó diligencias por la detención de C.I., A.D.D., C.A.T., con edades comprendidas entre los 25 y 32 años, domiciliados en Azuqueca de Henares los dos primeros y en Guadalajara el tercero, como presuntos autores de un delito de robo con fuerza en las cosas, que fueron entregadas junto con los detenidos en el juzgado de de guardia de Guadalajara.
 
Los detenidos poseen numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio.