Redacción de LA CRÓNICA, en la calle Pintor Antonio del Rincón, de Guadalajara.

Este 28 de diciembre, como ya es costumbre en esta casa desde hace muchos años, los lectores han estado a salvo de inocentadas en LA CRÓNICA. Otros no siguen el mismo criterio.

En este diario lo hacemos convencidos de que nuestra función es no engañar nunca a los lectores, ni con la excusa de una sonrisa ni para colaborar el resto del año en la difusión de propaganda, esencialmente en tantas notas de prensa copiadas y pegadas sin asomo de revisión, para satisfacción de quienes creen tener argumentos sobrados, normalmente económicos, para asegurarse la difusión de cualquier dato en forma noticia, aunque no sea ni relevante ni veraz.

En LA CRÓNICA preferimos ser como somos, con la certeza de que es lo que prefieren también nuestros miles de lectores, muchos de ellos fieles a este diario desde su creación en 1999.

Gracias por seguirnos y por querer seguir con nosotros.