La A-2 a la altura de Meco, en dirección a Madrid. (Foto: Google Maps)
La A-2 a la altura de Meco, en dirección a Madrid. (Foto: Google Maps)

Castilla-La Mancha no descarta levantar el cierre perimetral con las comunidades vecinas, que a Guadalajara le afecta esencialmente en su comunicación por carretera con Madrid. Para que eso se produzca habrán de cumplirse unos criterios muy concretos, que ya se han explicitado incluso. En entrevista para LA CRÓNICA, el consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha avisado de que la región debería llegar a los días previos a Semana Santa con parámetros epidemiológicos mejores que los de mediados de diciembre para plantearse mantener abiertas las fronteras autonómicas de cara a ese periodo vacacional.

Para hacernos una idea de a lo que nos enfrentamos de cara a los viajes familiares en Semana Santa, es muy ilustrativo el siguiente gráfico, elaborado por Google a partir de los datos de sus usuarios en Castilla-La Mancha, con origen o destino en lo que definen como “zonas residenciales”. Se observan picos muy claros en el Puente de la Constitución, Navidad, Año Nuevo y Reyes:

Como se aprecia, el descenso de la movilidad marca una diagonal clara desde principios de enero hasta el momento actual, presumiblemente relacionada con las restricciones establecidas.

Sin fecha concreta para tomar la decisión

En una entrevista realizada por Europa Press, Fernández Sanz ha indicado que en todo caso aún restan semanas para analizar esa decisión, tras lo que ha apelado a la “responsabilidad de los ciudadanos” y a convencer a la “minoría” social que no respeta las normas para que empiecen a cumplir.

El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, durante la entrevista.
El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, durante la entrevista.

Aún duele lo ocurrido en Navidad

Aunque ha afirmado que es partidario de “no cerrar” las fronteras autonómicas, ha recordado que en Navidad se abrieron las puertas y una parte minoritaria de la sociedad “no fue solidaria” con la inmensa mayoría.

Además, ha apuntado que mientras comunidades vecinas presenten datos mucho peores que Castilla-La Mancha, se mantendrá “mucho cuidado” con las decisiones al respecto de la perimetración comunitaria.

La gráfica de la “curva epidémica” en Castilla-La Mancha para la pandemia, aportada por el Instituto Carlos III, es espectacularmente reveladora para entender lo ocurrido alrededor de las fiestas del final de año de 2020:


“Tenemos que cuidar la movilidad. Soy partidario de no abrir hasta que no tengamos la seguridad de que en otras comunidades autónomas están igual que nosotros”, ha señalado Fernández Sanz.

Interior de un local de hostelería.

¿Qué pasará con la Semana Santa?

Ahora, tal y como ha recordado el consejero, el Consejo Interterritorial de Salud ha encargado a las comunidades autónomas un documento previo donde se reflejen propuestas de medidas a adoptar en Semana Santa.

Con este escenario, Fernández Sanz ha abogado por “aprender” de la experiencia de la pasada Navidad a la hora de tomar “decisiones y comportamientos parecidos” en cuanto a la perimetración territorial o los toques de queda.

Ahora el objetivo es llegar a Semana Santa “con los datos más adecuados” en parámetros como la incidencia acumulada, la ocupación hospitalaria o el índice de contagio, guarismos donde Castilla-La Mancha presenta buenos registros.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias durante una rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en Madrid.

El papel del Estado con la pandemia

En otro orden de cosas, se ha mostrado partidario de que toda vez que el actual estado de alarma llegue a su fin el próximo 9 de mayo el Gobierno nacional mantenga la tutela en algunas decisiones, sugiriendo que ha de ser la autoridad estatal la que dé directrices a las comunidades autónomas en aspectos como los toques de queda o los cierres perimetrales.

Así, ha defendido que en todo caso la cogobernanza con las comunidades autónomas desde el inicio de la desescalada “ha funcionado bien”, pero hay decisiones “que comprometen al país” en las que prefiere que sea el Gobierno de Pedro Sánchez “quien pilote” a la hora de implementar normativa, si bien las autonomías tendrán que seguir haciendo “lo que les corresponde”.

“Me sentiría más cómodo con un Gobierno tutelando las decisiones nacionales porque hay algunas actuaciones que tienen ensamble nacional”, ha reiterado.

Más información: