Bellido y Viejo, en un campo de lavanda el 30 de julio de 2020, en Brihuega.
Bellido y Viejo, en un campo de lavanda el 30 de julio de 2020, en Brihuega.

El alcalde de Brihuega, Luis Viejo, ha reconocido la promoción internacional que ha adquirido su municipio con la promoción de los campos de lavanda, sin desdeñar el incremento de turistas que esta publicidad puede implicar para el resto del año. Lo ha hecho el jueves, 30 de julio, cuando está a punto de concluir una de las temporadas de mayor número de visitantes al municipio para ver florecer los campos de la lavanda.

Según avanza Viejo, mientras no haya una vacuna frente a la COVID-19, seguirán en su apuesta de hacer compatible el desarrollo turístico con la salud de los briocenses.

En uno de los entornos más bellos de la localidad y acompañado del presidente de las Cortes regionales, Pablo Bellido, el alcalde ha afirmado que Brihuega ya no es solo visitada en julio, en plena floración de la lavanda y lavandines sino que los datos reflejan que, fuera de la temporada alta, de enero a marzo, también se ha incrementado la afluencia de turismo. Según ha apuntado, esto está suponiendo “cuadruplicar el número de turistas” al municipio.

Campos de lavanda en Brihuega en julio de 2020 (Foto: La Crónic@)
Campos de lavanda en Brihuega en julio de 2020. (Foto: La Crónic@)

Turismo seguro frente al COVID

Pero el regidor ha querido recordar el plan de especial de autoprotección que por el COVID-19 hay puesto en marcha en el municipio y el hecho de ser una de las pocas localidades que ha continuado con las tareas de desinfección no solo en la localidad sino en todas sus pedanías.

Para Viejo, el turismo es compatible con la situación actual siempre que haya también responsabilidad; cree que la gran mayoría de los visitantes respetan las normas y sin duda sus vecinos, pero ha insistido en que Brihuega seguirá en la línea de hacer compatible la reactivación del turismo y la economía con esta nueva situación, garantizando la salud de las personas.

Precisamente, el Ayuntamiento acaba de adquirir, hace tan solo unos días, la antigua iglesia de San Simón, un edificio declarado Bien de Interés Cultural, que el alcalde quiere convertir no solo en una estancia abierta al turismo sino en un espacio “coworking” dinámico.

De su lado, el presidente de las Cortes, tiene claro que Brihuega “no está de moda sino que marca la moda. Es el motor turístico de la provincia”, resaltando el papel de su alcalde en este cometido, el de sus vecinos y el de un turismo “responsable”.

“Lo que ha conseguido Brihuega es lo que queremos para el conjunto de la región”, ha señalado Bellido, convencido de que esta localidad y el camino emprendido por Viejo, se imite en el resto de la región.

Más información:

Banner Trillo