Chalés de Cabanillas del Campo, que se mantiene año tras año como el pueblo más rico de Castilla-La Mancha. (Foto: La Crónic@)
Chalés de Cabanillas del Campo, que se mantiene año tras año como el pueblo más rico de Castilla-La Mancha. (Foto: La Cró[email protected])

La Agencia Tributaria ha publicado esta semana la Estadística de los Declarantes de IRPF por Municipios (EDM). Ahí se puede ver, en media, la renta personal bruta de los declarantes según el pueblo o ciudad en el que viven.

Los indicadores dicen que Cabanillas del Campo se mantiene como el municipio con más renta media de Castilla-La Mancha, con 32.716 euros al año. Le sigue en segundo lugar Pepino (Toledo). También es muy relevante que el tercer y cuarto puesto sean para municipios de Guadalajara: El Casar y Valdeaveruelo, con 31.917 y 31.415 euros respectivamente.

Los municipios con más renta ganan habitantes y presentan una población que de forma mayoritaria ha nacido en otros municipios. «Son polos de atracción de población; en Cabanillas del Campo, el 41,2% de la población nació en otra comunidad autónoma y el 33% en otro municipio de la provincia».

Una región y una provincia muy desiguales

Para conseguir estos datos no han tenido que hacer nada raro en Hacienda. La estadística parte del modelo 100 de declaración anual del IRPF, y el resumen anual 190 de retenciones e ingresos a cuenta para las rentas exentas. Los datos corresponden al año 2019, que son las declaraciones presentadas en 2020.

Con 23.437 euros de renta bruta media, Castilla-La Mancha es la segunda comunidad del régimen fiscal común con menor renta, tras Extremadura. Pero no es igual para todos ni en todas partes, como podemos comprobar.

“La estructura económica de los municipios y su cercanía o no a grandes núcleos de población son factores que hacen que pueblos de Castilla-La Mancha tengan tal disparidad de ingresos”, señalan desde CCOO, muy críticos en el análisis de los datos de este estudio.

La estadística muestra que, de los ingresos declarados en el IRPF, la parte más importante corresponde a rentas del trabajo, con un incremento notable en 2019, cuando el total de rentas del trabajo declaradas en Castilla-La Mancha superó los 18.200 millones de euros, 2.590 millones más que en 2018 (un 17% más). También han crecido las rentas de actividades económicas, en este caso el incremento de rentas declaradas se sitúa en el 20%.

Las cinco provincias mejoran

En Castilla-La Mancha, la renta bruta media en 2019 era de 23.437 euros, 2.580 euros más respecto a la renta de 2018 (12%). En el conjunto del territorio fiscal común, la renta bruta media es de 28.384 euros.

Las cinco provincias presentan mejores datos que en 2018. En Albacete se ha pasado de una renta media de 20.531 euros en 2018 a 23.259 en 2019 (13% más); en Ciudad Real de 20.478 a 22.943 euros (12%); en Cuenca de 18.841 a 21.238 (12%); en Guadalajara de 24.452 euros a 26.814 (10%) y en Toledo se ha pasado de una renta bruta media de 20.541 euros en 2018 a una de 23.190 en 2019, lo que supone un crecimiento del 13%.

En cuanto a los municipios de menor renta, Villamanrique (Ciudad Real) sigue siendo el pueblo de más de 1.000 habitantes de Castilla-La Mancha con menor renta bruta disponible, 13.651 euros. Hay una brecha del 140% entre el municipio con más renta y el que tiene el dato más alto.

“De media, un habitante de Villamanrique tarda dos años y cinco meses en obtener la renta media de un año de un habitante de Cabanillas del Campo”, resalta la sindicalista María Ángeles Castellanos, de CCOO. “Hay grandes diferencias de renta entre los municipios de Castilla-La Mancha, en general los municipios con menos habitantes tienen peores indicadores, pero también hemos visto que hay municipios que no tienen gran tamaño y están a la cabeza cuando hablamos de ingresos medios”, resalta.

Más información: