El incremento del número de delitos que se cometen en Azuqueca –hasta un 40% según datos del Ministerio del Interior- ha sido aprovechado por el Partido popular azudense para cargar contra el alcalde –el socialista José Luis Blanco-, al que achacan que "no hecho nada por atajar la complicada situación que viven los vecinos".
 
“Ahora ‘se rasga las vestiduras’, pero la realidad es que lleva cuatro años mirando para otro lado mientras los azudenses sufren las consecuencias de tener al frente de su Ayuntamiento a un irresponsable y ante la mirada pasiva de todo su Equipo de Gobierno”, lamenta la portavoz del Grupo Popular, Aure Hormaechea.

La concejala del PP señala que hay zonas “muy problemáticas, como el bulevar de las Acacias, donde algunos comercios han cerrado y se han trasladado a otro lugar por culpa del elevado número de incidentes”. Además, asegura que “no pasa un solo día sin que se produzca algún robo en las zonas de urbanizaciones”.
 
Pero no sería un caso único. Según expone Hormaechea, en los lugares donde han  proliferado las salas de juegos, también se han multiplicado los actos de vandalismo, altercados, peleas y ‘trapicheos’, “provocando tensiones y un profundo malestar entre los vecinos, que contemplan atónitos como desde el Ayuntamiento, sus máximos responsables socialistas permanecen impasibles ante sus denuncias”. 
 
Hormaechea también sostiene que la situación de creciente inseguridad afecta asimismo a otros barrios, como La Estación y el Parque de la Quebradilla, con presencia de grupos que generan altercados y tensiones; y también en la conocida zona de bares, “que según denuncian algunos propietarios de establecimientos ha ido en declive porque no resulta una zona segura”.