Vista de Entrepeñas, en mayo de 2020.
Vista de Entrepeñas, en mayo de 2020.

Los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, han disminuido durante la pasada semana en 19,76 hectómetros cúbicos sus reservas y almacenan actualmente un total de 642,9, lo que supone el 25,53% por ciento de su capacidad –que asciende a 2.518 hectómetros–, según los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Tajo. El problema más inmediato, en realidad uno entre muchos, es que hay compromiso para trasvasar mucho más. De ese litigio se ha hablado y escrito en los últimos días, también en LA CRÓNICA.

Concretamente, el embalse de Entrepeñas ha bajado sus reservas en 9,72 hectómetros en los últimos siete días y almacena 339,89 de los 813 que puede embalsar. Eso supone ahora mismo el 42 por ciento de su nivel máximo teórico… y bajando cada semana.Peor le va a Buendía, embalse que ha disminuido en 10,04 su capacidad y almacena 303,01 de los 1.705 hectómetros cúbicos que puede contener.

Descenso general en la provincia

Del resto de embalses, todos han visto disminuidas sus reservas, a excepción del de Almoguera, que ha sumado 0,24 y registra, 5,94, de un máximo de siete. Por contra, el de Alcorlo ha descendido 1,69 y cuenta con 98,19 de 180 acumulables; El Atance alcanza los 14,74 hectómetros, 0,55 menos, de un máximo de 35; el de Beleña desciende 1,21 hectómetros y acumula 39,84 de un total de 53; y el de Bolarque se deja 0,19 hectómetros y acumula 25,31, siendo su tope 31.

Por su parte, el de embalse de Pálmaces ha bajado 0,41 hectómetros sus reservas y llega a los 22,36 de 31 posibles; el de La Tajera, que pierde 0,71 hectómetros, se queda con 37,06 de sus 59 posibles; y el de El Vado se deja 2,28 y se queda con 21,94, hasta un máximo de 56.

Más información: