El mielero de La Alcarria, fotografía de Alfonso Sánchez Portela, tomada en Madrid en 1925.
El mielero de La Alcarria, fotografía de Alfonso Sánchez Portela, tomada en Madrid en 1925.

Lo retrató Alfonso Sánchez Portela en 1925, en las calles de Madrid. La imagen del mielero puede contemplarse cualquier día en Madrid y no en La Alcarria, porque está en la exposición permanente del Museo Reina Sofía. Es una imagen muy parecida a la que ilustró durante décadas, en su etiqueta, a la marca de mieles que se vendía junto a la estación del tren, en Guadalajara. Ahora, en el siglo XXI, no habrá cántara ni boina, pero el productor podrá volver a vender directamente al consumidor, con todas las de la ley. La venta online, desconocida hace un siglo y también hace un par de décadas, tendrá mucho que decir al respecto.

Será a partir de este miércoles, y durante un plazo de 20 días, cuando se puedan presentar observaciones, sugerencias o alegaciones al proyecto de Decreto que regulará la venta directa de productos agroalimentarios en Castilla-La Mancha. Con este nuevo texto legal autonómico se autorizará el suministro de pequeñas cantidades por parte del productor al consumidor final, sin intermediarios.

Reducir los intermediarios

Así consta en la Resolución de la Viceconsejería de Medio Rural, que publica este martes el Diario Oficial de Castilla-La Mancha

La intención de la Junta de Comunidades es que el Decreto de venta directa permita “apoyar y promover las cadenas de suministro de alimentos gestionadas por agricultores y ganaderos, como el queso o la miel, con el fin de establecer una relación directa con las personas consumidoras”.

“Al reducirse el número de intermediarios, los productores podrán obtener un reparto más equitativo del precio de venta final”, ha explicado el viceconsejero de Medio Rural, Agapito Portillo.

Así, la venta directa “supondrá un canal de ingresos complementario” a los ya existentes para los titulares de las explotaciones agrarias, que redundará en una mayor rentabilidad, a juicio del viceconsejero, quien ha asegurado que les permitirá diversificar sus fuentes de ingresos y ganar en visibilidad, a la vez que contribuirá a dinamizar el medio rural.

¿En qué condiciones se podrá vender?

Se considerará canal corto de comercialización el que cuente con un intermediario como máximo, comercialice en un local habilitado al que le suministre directamente el agente productor o realice venta on line.

La modalidad de venta directa será de aplicación en las explotaciones y establecimientos de los productores agrarios ubicadas en Castilla-La Mancha, en el domicilio de las personas consumidoras y en las ferias y mercados dentro de la comunidad autónoma y provincias limítrofes.

Distintivo específico, voluntario

Para facilitar un mejor conocimiento por parte de los consumidores de los puntos de venta directa y de los productos, se creará un distintivo que permita su identificación. El uso de este distintivo será voluntario para los productores agrarios y agrupaciones que practiquen la venta directa.

Además, el decreto establece las condiciones de adaptación de la normativa comunitaria para los productos en innumerables aspectos: seguridad alimentaria e inocuidad de los alimentos, requisitos de etiquetado, publicidad y presentación, trazabilidad y responsabilidad de los distintos agentes de la cadena alimentaria. Los productores deben cumplir los requisitos en todas las etapas, desde la producción, transformación, envasado y transporte, hasta la venta de sus productos.

Tal como ha añadido Portillo, el Decreto permitirá a los consumidores acceder a “productos de proximidad de alta calidad y pondrá en valor al sector agroalimentario y al mundo rural”, contribuyendo al desarrollo de una economía sostenible ambiental y socialmente. A su vez, recibirán información sobre la procedencia, coste real, sistemas de producción y condiciones de sostenibilidad, “aspectos que cada día son de mayor interés para la ciudadanía”, ha señalado.