El consejero de Desarrollo Sostenible del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Escudero, ha mostrado su oposición al mantenimiento del trasvase Tajo-Segura, asegurando que esta legislatura ha de ser "la del fin" del acueducto.

Así lo ha afirmado en el transcurso de una visita al municipio de Sacedón en la que ha mantenido un encuentro con el alcalde de esta localidad guadalajareña y vocal en la Comisión de Explotación del Trasvase, Francisco Pérez Torrecilla, donde, en referencia al Memorándum del Tajo, ha asegurado que es "un acuerdo injusto y perjudicial tanto para preservar el ecosistema del río como para el desarrollo de los municipios ribereños y de esta región".

Asimismo, ha subrayado que "la posición del Gobierno de Castilla-La Mancha es clara y exige un caudal ecológico para mantener vivo el Tajo", tal y como fijó el Tribunal Supremo en su sentencia del pasado marzo.

En este sentido, en clara alusión a la presentación por parte del PP de una Proposición No de Ley (PNL) en el Congreso para vetar el acceso de los municipios ribereños a la mesa de gestión del trasvase, Escudero ha reclamado al PP de Castilla-La Mancha "unidad y compromiso" para defender el agua en la región; algo que solo se demuestra, a su juicio, "votando en contra de la postura de su partido" en el Congreso.