Blancos o verdes, los espárragos también son deliciosos en Alemania. (Foto: Ruta de los Espárragos de Baja Sajonia)

Nadie va a discutir que uno de los tesoros secretos de Guadalajara son los espárragos verdes, que acaban de empezar su temporada. Son un manjar de dioses que muchos aún no disfrutan como se merecen incluso en España, mientras que los guadalajareños los paladean con fruición. ¿Por qué no dar un paso más allá de nuestras fronteras? Y no nos referimos a los límites provinciales, sino para llegar bastante más allá de los Pirineos.

Los alemanes tienen su peculiar reducto “esparraguero” en la Baja Sajonia. La capital de este cultivo es Burgdorf, cerca de Hannover. Y entre Burgdorf y Burgdorf te proponen un circuito de 750 kilómetros, bien señalizado, de la Ruta de los Espárragos de Baja Sajonia. Discurre a lo largo de las zonas de cultivo del País de Braunschweiger, el brezal de Lüneburg, el Medio Oeste o el Münsterland de Oldenburg. Y en Nienburg es la gran estrella, miércoles y sábados, del que ellos mismos consideran como “el mercado más bello de Europa”.

Los mercados locales dan buena cuenta de los espárragos blancos. (Foto: Ruta del espárrago de Baja Sajonia)
Los mercados locales dan buena cuenta de los espárragos blancos. (Foto: Ruta del espárrago de Baja Sajonia)
Las formas de disfrutar de los espárragos son infinitas. (Foto: Ruta del espárrago de Baja Sajonia)
Pura artesanía el cultivo del espárragos en algunos lugares de esta parte de Alemania. (Foto: Ruta del espárrago de Baja Sajonia)
Espárragos en un mercadillo. (Foto: Ruta del espárrago de Baja Sajonia)
Manojos de espárragos. (Foto: Ruta del espárrago de Baja Sajonia)

Anota en la agenda: para viajar desde abril hasta junio

La Ruta del Espárrago de Baja Sajonia cobra todo su sentido a partir de marzo, cuando los campos de espárragos que dominan gran parte del paisaje se preparan para la gran fiesta de los sentidos que supone ponerse a la mesa para comprobar cómo resulta la cosecha.

Altos lomos para que el espárrago no asome nunca a la luz del sol hasta que se recoge.

La temporada de recolección, desde finales de abril hasta finales de junio, nos permite ver cómo el espárrago se corta, se vende y se ofrece para su consumo en restaurantes en una multitud de variaciones diferentes. Incluso después de la cosecha mantienen su atractivo los campos de espárragos, que pueden ser reconocidos hasta bien entrado el otoño por las plantas verdes, con bayas rojas.

Durante muchos años, la Ruta del Espárrago de Baja Sajonia ha sido sinónimo de espárragos de alta calidad, atractivos paisajes con idílicos brezales, páramos naturales, lugares de interés, atracciones, grandes festivales, mercados y ofertas especiales. Todo condicionado en este 2021 por la agotadora pandemia del COVID.

Para cuando todo se normalice puede ser una buena idea asomarse a esta comarca germana, donde nos aguarda incluso un Museo del Espárrago, al estilo de los que también existen en Schrobenhausen (Baviera) y Beelitz (Brandenburg). El museo cuenta los 150 años de historia de los espárragos de Baja Sajonia, que no solo se cultivan alrededor de Nienburg, sino también en las áreas alrededor de Braunschweig y Burgdorf, cerca de Hannover.

Hay posibilidad de informarse en detalle en una web oficial en Internet.

El Museo (Leinstraße 4, 31582 Nienburg) abre a partir de mayo y hasta agosto, pero es bueno confirmarlo desde su página web.

Más información: