"Surfeando" la nevada en la avenida de Castilla de Guadalajara. (Foto: Posonty)

La borrasca ‘Justine’ llega este viernes para despedir un mes de enero atípico, en el que han atravesado cinco borrascas, desde ‘Filomena’, que dejó cantidades históricas de nieve en numerosas zonas del interior peninsular, al frío de la posterior ola de frío que dejó menos de -25 grados centígrados (ºC) para pasar después al calor pre-veraniego de esta semana, en la que también se han alcanzado récord térmicos que este jueves llegaron a 29ºC.

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha destacado que se han batido “numerosos récord” de temperatura máxima que incluso podrían seguir este viernes y el fin de semana estará marcado por los fuertes vientos de ‘Justine’.

Así, señala que este jueves se superaron las anteriores efemérides de temperaturas máximas en Reus, Zamora, Jaén, Murcia, Elche, Alicante, Teruel, Valencia aeropuerto, Tortosa y Tenerife norte. Del Campo explica que las temperaturas han sido “claramente superiores” a las habituales para la época, más propias de finales de abril o mayo que de finales de enero y este viernes aún serán altas en el Mediterráneo, donde se podrán superar los 27 o 28ºC.

Llega “Justine”

Este viernes estará marcado por la llegada de ‘Justine’ que afectará sobre todo el sábado a la Península tras sufrir en las últimas horas un proceso de ciclogénesis explosiva, por lo que llegará “muy profundizada” y provocará un “importante temporal marítimo con olas que podrían superar los ocho metros en el Cantábrico y también un temporal de vientos intensos.

Los vientos de Justine superarán los 100 kilómetros por hora en puntos del litoral cantábrico, en zonas del tercio este peninsular y llegará con lluvias, que afectarán especialmente al noroeste de la Península, así como con nevadas en Pirineos y una bajada generalizada de las temperaturas “temporal”, porque el domingo volverán a ascender los termómetros.

Del Campo señala que el ambiente en general será templado, con vientos húmedos del oeste que dan lugar a precipitaciones sobre todo en el norte y oeste peninsular y con temperaturas altas en la fachada mediterránea. Esta situación se mantendrá “por lo menos hasta mediados de la próxima semana”.

Respecto a las temperaturas de este jueves, ha subrayado que es “muy poco frecuente” que en enero en España se alcancen valores tan altos que llegaron a 29,2ºC en Alicante, una temperatura que iguala el récord alcanzado en 1982. En Valencia aeropuerto alcanzaron 26,2ºC, que supera en 0,2ºC el anterior récord alcanzado en 2012 en un observatorio que cuenta con datos desde hace 55 años. En Jaén también se dejó atrás la efeméride te temperatura más alta, ya que se alcanzaron 20,3ºC que es 0,3ºC más alta que la máxima registrada en enero en 2008, la más alta desde 1983.

En Murcia alcanzaron 27,8ºC, que es 1,8ºC más alta que el récord anterior, que se dio en enero de 2018. Otro de los registros “muy significativos” según el portavoz es el de Tortosa (Tarragona) donde se alcanzaron 28,2ºC que supera en “nada menos que en 2,1ºC” la anterior máxima histórica para un mes de enero que tuvo lugar en 2007 en una estación que tiene datos desde hace más de un siglo.

En Zamora, que también cuenta con una estación más que centenaria este jueves batió por casi 2ºC su anterior récord, ya que el mercurio subió hasta los 18,9ºC frente a los 17ºC que se alcanzaron en 1924. “Se ha batido un récord después de casi un siglo”, subraya.

Del frío al calor

El portavoz se ha referido a la ciudad de Teruel que, tras alcanzar su mínima más baja de su historia el día 12 de enero, cuando llegó a -21ºC este jueves 28 de enero llegó a su máxima más alta para este mismo mes, con 21,4ºC; un récord que supera en 0,2ºC la anterior marca de máxima más alta que se alcanzó en enero de 2007. “En poco más de 16 días ha tenido una diferencia de 42ºC en Teruel”, ha apuntado.

El portavoz no descarta que este viernes vuelvan a superarse récord de temperatura máxima, sobre todo en Pirineos y suroeste de Andalucía. Sin embargo, las temperaturas irán descendiendo a medida que se acerca el frente frío que dejará lluvias en Galicia, sobre todo a partir del mediodía en las Rías Bajas, donde pueden ser abundantes.

‘Justine’ comenzará a soplar con fuerza en Galicia y en Asturias a partir de la tarde-noche entre el sábado y el domingo, ya que el centro de la borrasca pasará del Atlántico al Mediterráneo y circulara algo a más al norte de la Península.

Así, los vientos serán “muy fuertes” en amplias zonas de España, especialmente en el tercio norte y en la mitad oriental peninsular. Las rachas superarán los 70 a 80 kilómetros por hora de forma generalizada en estas áreas y podrán superar los 90 o 100 kilómetros en el litoral cantábrico y en la desembocadura del Ebro. También se podrán superar los 100 kilómetros por hora de rachas máximas en algunos puntos del sur de la Comunidad Valenciana y este de Castilla-La Mancha.

El portavoz añade que el estado de la mar empeorará “notablemente” el sábado cuando se esperan olas de 8 metros e incluso más en el Atlántico de Galicia y en el litoral cantábrico y también habrá mar revuelta en el entorno de Alborán de hasta cuatro metros y de tres a cuatro metros en Baleares.

El domingo las lluvias más intensas se producirán a partir del mediodía y estarán provocadas por otro frente asociado a una nueva borrasca atlántica que, de momento, sigue sin nombre.

Las lluvias podrán estar acompañadas de tormentas y serán especialmente abundantes en el oeste de Galicia y también serán “copiosas” las nevadas en Pirineos, donde se pueden acumular 20 centímetros de nieve en el pirineo aragonés y de Lérida a partir de 1.200 metros.

En el resto de la mitad occidental y en puntos del centro no se descartan precipitaciones, pero en general serán débiles, dispersas y ocasionales y ve “muy poco probable” que alcancen al área mediterránea.

Las temperaturas el sábado bajarán hasta seis a ocho grados centígrados respecto al viernes y el domingo seguirán bajando en el sureste peninsular que es donde más altos serán el viernes mientras que subirán por el noroeste.

De este modo, las temperaturas máximas serán “más normales para la época” en casi toda España, quizás más altas de lo habitual todavía en el litoral cantábrico. La próxima semana el martes y el miércoles otro frente avanzará lentamente y a su paso dejará precipitaciones, sobre todo en el noroeste peninsular y soplarán vientos intensos en el suroeste de Galicia y el cantábrico.

En Canarias, por su parte, tendrán tiempo estable, igual que en el Mediterráneo.

En cuanto a la segunda mitad de la próxima semana, el portavoz adelanta que un centro de bajas presiones se acercará por el suroeste de la Península y podrá dar lugar a precipitaciones en amplias zonas de la Península y Canarias incluida el área Mediterránea y el fin de semana llegarán al archipiélago balear.

Las temperaturas subirán otra vez los primeros días de la próxima semana y se volverán a situar entre 5 y 10 grados centígrados por encima de lo normal en amplias zonas y no se prevén apenas heladas.

Más información: