24.2 C
Guadalajara
10 julio 2024
InicioHistorias para recordarEste escarabajo sólo vive en Guadalajara

Este escarabajo sólo vive en Guadalajara

Se ha descubierto una especie nueva de escarabajo, de mediano tamaño, perteneciente al género Eurymeloe, en Guadalajara. Lo han localizado, concretamente, en el Puerto de la Quesera, que marca el límite con la provincia de Segovia.

-

Un equipo científico, formado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y el Instituto de Estudios Ceutíes (IEC), ha descubierto una especie nueva de escarabajo, de mediano tamaño, perteneciente al género Eurymeloe, en Guadalajara. Se ha localizado, concretamente, en el Puerto de la Quesera, que marca el límite con la provincia de Segovia.

Esta nueva especie, bautizada como Eurymeloe orobates, es un coleóptero de la familia Meloidae, un grupo de escarabajos ampliamente distribuidos por la Península Ibérica que se caracterizan por secretar cantaridina, un veneno de interés farmacológico capaz de degradar los tejidos de sus depredadores. La descripción de esta especie se ha publicado en la revista ZooKeys, según ha informado el MNCN.

¿Cómo es el nuevo escarabajo?

Eurymeloe orobates es un escarabajo de color negro y semibrillante, con la cabeza redondeada y antenas delgadas y largas. Además, se diferencia morfológicamente de los otros miembros del género por sus setas, unos mechones rojizos dispersos por su cuerpo.

«Su descripción ha sido posible gracias a la recolección de cinco ejemplares, un macho y cuatro hembras, que encontramos en el puerto de la Quesera», ha explicado el investigador del MNCN, Alberto Sánchez-Vialas. De hecho, el nombre científico de la especie hace referencia al entorno en el que aparecieron, deambulando por pastos y senderos de montaña (en griego, «oros» significa montaña y «bates», caminante).

Hasta ahora, la presencia de este coleóptero había pasado totalmente desapercibida por los investigadores. «La existencia de esta nueva especie de meloido morfológicamente distintiva, encontrada en una zona aparentemente bien estudiada del centro de España, sugiere que hay otras especies del género Eurymeloe que aún no han sido descubiertas», ha declarado Sánchez-Vialas.

El trabajo también ha permitido al equipo describir el nuevo subgénero Bolognaia, al que pertenece la especie descrita.

Otro escarabajo famoso y de Guadalajara, que simula su muerte

Hace ya más de un año, en el verano de 2021, se dio a conocer otra investigación sorprendente, que tenía por escenario Guadalajara y otros parajes del centro de España y como protagonistas, escarabajos de la provincia.

El escarabajo de este estudio, expeliendo parte del tubo digestivo para simular que se desangra.
El escarabajo del norte de Guadalajara, expeliendo parte del tubo digestivo para simular que se desangra. (Foto: Mario García París)

Su mérito es la peculiar forma que tiene de defenderse de las amenazas: expeliendo por el ano una sustancia de intenso color que no es sino el proctodeo, la parte final de su tubo digestivo. Hacen ver como si se estuvieran desangrando, pero en realidad no pasa nada que afecte a su integridad física.

El hallazgo se debió a un grupo de investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y fue publicado en la revista ‘The Science of Nature‘.

Los científicos se centraron en los escarabajos de la familia Meloidae, que aplican un comportamiento llamado extrusión, que consiste en la expulsión anal de las membranas abdominales del proctodeo. Dado que a través de estas membranas se puede ver la hemolinfa, esta estrategia hace que presenten una coloración anaranjada o rojiza en la parte final del cuerpo, lo que simula una autohemorragia sin la pérdida de líquidos asociada a este mecanismo.

Este grupo de escarabajos está ampliamente distribuido por la Península y se caracteriza por la producción de cantaridina, un veneno de interés farmacológico que disuade a los depredadores por su capacidad para degradar tejidos, según detalla el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Ejemplar de Physomeloe corallifer, del que hay colonias en el norte de la provincia de Guadalajara.
Ejemplar de Physomeloe corallifer, del que hay colonias en el norte de la provincia de Guadalajara.

Investigación de campo en Guadalajara

«Escogimos poblaciones de tres especies, Berberomeloe majalisBerberomeloe comunero y Physomeloe corallifer, procedentes de zonas del centro peninsular como Guadalajara, la Sierra del Rincón o la Sierra de Gredos. Para el estudio, nos desplazamos a su hábitat natural y realizamos los experimentos in situ, exponiendo a los individuos a distintos tipos de amenazas como la observación directa, toques con el dedo y manipulación, para comprobar la aparición de este comportamiento defensivo», explicaba en LA CRÓNICA el también investigador del MNCN Mario García-París.


Más información: