TOLEDO, 30 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Castilla-La Mancha afronta el 2021 con «toda la energía», las ganas y el «ansia de que las cosas mejoren» en la Comunidad Autónoma «sin dejar a nadie en la cuneta» tras un año que, a causa de la pandemia de COVID, ha sido «desolador, atípico y muy doloroso».

Así lo ha destacado en rueda de prensa este miércoles la portavoz del Ejecutivo, Blanca Fernández, que ha subrayado que la región va a «aprovechar la oportunidad que dan los fondos europeos» para que este año próximo el tejido productivo pueda salir adelante, los servicios públicos respondan aún mejor y la salida de la crisis, «aunque todavía es larga, sea de todos y de todas juntos».

Durante el balance que ha realizado del año que ahora termina, donde no ha olvidado a todas las personas que han perdido la vida tanto aquí como en el resto del país, ha confiado en que la llegada de la vacuna sea «motivo de esperanza y alegría» y no de «confrontación», convencida de que hay que «priorizar el interés general por encima de todas las cosas».

A juicio de Blanca Fernández, es la «unidad de acción» la que «nos hace más fuertes y la confrontación por la confrontación sólo debilita al conjunto, genera frustración y odio», por lo que ha apostado por «intentar salir unidos de esta crisis económica tan dura que tanto está dejando en el camino».