El Gobierno de Castilla-La Mancha ha solicitado que el Señorío de Molina y la Sierra Norte de Guadalajara tengan la misma consideración que las provincias de Cuenca, Soria y Teruel como ´zonas más desfavorecidas´, debido a su situación demográfica, en el próximo mapa de ayudas regionales.

Así lo ha explicado la consejera de Igualdad y portavoz, Blanca Fernández, en Calzada de Calatrava (Ciudad Real) donde ha detallado que así consta en el documento firmado este viernes con los presidentes autonómicos de Aragón y Castilla y León que expresamente recoge que este reconocimiento, “para las zonas adyacentes y contiguas” a estas provincias que también cuentan con menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado.

Blanca Fernández ha subrayado la importancia de la unión de las tres comunidades “porque la unión hace la fuerza”, para solicitar al Gobierno de España que estas tres provincias y los territorios adyacentes sean tenidas en cuenta como zonas más desfavorecidas en el próximo mapa de ayudas regionales, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Además, ha señalado la consejera portavoz “es muy importante porque este documento no solo se refiere a Cuenca sino a los territorios adyacentes y esto implica que el Señorío de Molina de Aragón y la Sierra Norte sean contempladas como zonas más desfavorecidas y puedan tener un impulso mayor en el mapa de ayudas regionales europeas. En definitiva, el fondo de cohesión de lo que trata es de cohesionar territorios y personas que viven en territorios que tienen menos oportunidades y por eso tiene mucho sentido que ayer tres se unieran en la misma dirección”.

FUTURA LEY DE DESPOBLAMIENTO

Blanca Fernández ha subrayado que, en cualquier caso, para el Gobierno de Castilla-La Mancha la apuesta por los pequeños municipios que sufren la despoblación es irrenunciable, por eso está trabajando en una futura ley despoblamiento dirigida a todas las comarcas de la región con problemas de despoblamiento “porque entendemos que la vida allí es más difícil”.

Blanca Fernández ha explicado que la despoblación es un fenómeno que afecta a comarcas enteras de la región y que no alcanzan 12 habitantes y medio por kilómetro cuadrado.

Por eso, ha señalado “el Gobierno de Castilla-La Mancha va a apostar por una ley de lucha contra el despoblamiento en el que estas comarcas tengan un tratamiento especial, con independencia de la provincia donde se encuentren”, añadiendo que, “entendemos que hay que apostar por el mundo rural, apoyar más a quien más lo necesita y por eso el presidente Page se ha comprometido a poner toda la carne en el asador para luchar contra este fenómeno que no solamente es regional, sino que afecta a buena parte del territorio nacional y europeo”.

“Queremos que el Gobierno de España sea cómplice del de Castilla-la Mancha, sea cómplice con las zonas despobladas porque necesitamos un impulso también de las ayudas europeas”, ha dicho

A su juicio, “es muy importante que la consideración que se tiene por ejemplo a zonas despobladas de Noruega u otros países nórdicos, donde se financia más a empresas que se ubican en terrenos muy despoblados, también se tenga en cuenta en España, en el Señorío de Molina, en la Sierra Norte de Guadalajara y, con el impulso que la Junta de Comunidades quiere dar con la legislación autonómica, lo tengan todas comarcas que no alcanzan los 12 habitantes y medio por kilómetro cuadrado que lamentablemente son muchas en la región”.