Representantes del movimiento asociativo, sindical, del tejido cultural de Guadalajara así como familiares, amigos, periodistas y políticos han participado este lunes en un homenaje al exalcalde Fernando Revuelta, organizado por el Ayuntamiento de Guadalajara, al que también han asistido el alcalde, Alberto Rojo, el delegado de la Junta, Eusebio Robles y las diputadas provinciales Ángela Ambite y Rosa Abel Muñoz.
 
El acto se iniciaba con los testimonios en vídeo de los periodistas Félix García, Santiago Barra y Antonio Abril, algunos de los que vivieron en primera persona el año de gobierno de la exalcaldesa Blanca Calvo, en el que Fernando Revuelta fue teniente de alcalde hasta convertirse posteriormente en alcalde de la ciudad durante cuatro días.
 
Posteriormente, la propia Blanca Calvo definió a Revuelta como “un hombre con muchos amigos que defendía de forma muy intensa los temas de la ciudad”. Uno de sus logros, ha recordado, fue la puesta en marcha de los mecanismos de elección de los pueblos pedáneos.
 
El exalcalde Javier irízar explicó que pudo conocerle desde niño en los Salesianos al tiempo que recordaba que fueron capaces “de pactar un gobierno progresista aunque las bases de Izquierda Unida no lo refrendasen”. Por su parte, el exalcalde José María Bris ha destacado que Revuelta “trabajó mucho por Guadalajara con mucha coherencia política”.
 
En el acto participó también Guillermo López Abad, que dio lectura a un poema dedicado a su amigo; también lo hizo Francisco Palero, antiguo responsable del PCE en la provincia y la asociación Gentes de Guadalajara, que representó un fragmento del Tenorio por las veces en las que Fernando Revuelta encarnó al personaje de Don Diego.
 
Alberto Rojo: “Fernando Revuelta fue de esas personas que dejan huella”
El alcalde de la ciudad, Alberto Rojo, fue el encargado de cerrar un acto “que ha unido a representantes de diferentes partidos políticos para recordar a alguien que dedicó mucho tiempo de su vida a ser concejal dejando una impronta especial”.
 
Rojo se remontó a sus recuerdos en el colegio para explicar su relación con la familia Revuelta, puesto que compartió aula con los hijos del exalcalde. Más tarde siguió los episodios vividos en el Ayuntamiento entre 1991 y 1992 con el gobierno en minoría de IU, por su no acuerdo con el PSOE, así como la posterior renuncia de Blanca Calvo y la elección de José María Bris como nuevo alcalde.
 
El actual alcalde ha recordado el empeño de Fernando Revuelta por relanzar la Comparsa de Gigantes y Cabezudos “que tanto cariño y reconocimiento despierta hoy en la ciudad”.