Urinarios en la Calle Mayor de Guadalajara, el 24 de diciembre de 2021. (Foto: La Crónic@)
Urinarios en la Calle Mayor de Guadalajara, el 24 de diciembre de 2021. (Foto: La Cró[email protected])

Después de beber hay que orinar, un proceso biológico que acompaña a los humanos desde el principio de los tiempos. El asunto se convierte en problema, para él o para ella, cuando el apretón de la vejiga llega en plena calle, acompañado o no de la euforia propia de la ingestión alcohólica. Hablamos, más en concreto, de las próximas Ferias de Guadalajara.

Para intentar reducir al máximo las meadas en la vía pública, que es el concepto que hay que usar si queremos llamar a las cosas por su auténtico nombre, el Ayuntamiento está dispuesto a gastarse 63.000 euros, IVA incluido en el alquiler de 135 urinarios químicos junto con 4 contenedores que sirvan como temporales aseos.

De estos últimos, alguno ya se vio en diciembre pasado en el parque de San Roque, durante el ensayo general que constituyeron las atracciones navideñas en la capital alcarreña, a finales de 2021.

Aseo portátil instalado en San Roque durante la pasada Navidad. (Foto: La Crónic@)
Aseo portátil instalado en San Roque durante la pasada Navidad. (Foto: La Cró[email protected])

A la espera de empresas interesadas por el precio ofertado

El Ayuntamiento de Guadalajara está a la espera de concretar la mejor oferta para el alquiler, montaje, limpieza y desmontaje de esos cuatro grandes bloques de aseos portátiles y, sobre todo, de la «colocación, conservación y limpieza diaria de distintos aseos para uso de las peñas, para la actividades en la zona centro y durante los conciertos de la Fuente de la Niña».

Fuentes municipales han confirmado a LA CRÓNICA que se asignarán dos urinarios portátiles a cada peña «para que los coloquen en el entorno de sus casetas».  También hay esperanzas de que los 4 aseos en contenedores alivien las calles tanto o más que los que quieran aliviar la vegija, puesto que sus funciones son muchas: «Son baños adaptados, cuentan con espacios para cambiar a bebés, lavabos, secadores de manos…», destacan las mismas fuentes.

La parte del león del contrato se la llevan, precisamente, los aseos, con coste estimado de 48.000 euros.

Queda por ver si la inflación no volverá a jugar otra mala pasada al Ayuntamiento de Guadalajara, que ha visto como adjudicaciones y obras quedan desiertas de forma reiterada en los últimos meses, por no interesas a las empresas los (bajos) importes consignados en los pliegos. El de estos urinarios, por ejemplo, se mueve en cifras similares a las de 2021 y años precedentes, cuando los precios del mercado eran inferiores.

Más información: