0 C
Guadalajara
3 marzo 2024
InicioSociedadGuía práctica para evitar la humedad en tu trastero

Guía práctica para evitar la humedad en tu trastero

-

La humedad es uno de los enemigos más comunes y dañinos, no sólo de los trasteros, sino de cualquier lugar de nuestro hogar que permanece durante largos períodos cerrados o a una temperatura propicia para la proliferación del moho. Ahora que todo el mundo opta por el alquiler de trasteros para organizar sus pertenencias, has llegado al lugar correcto para saber cómo mantenerlos de una forma muy sencilla, segura y económica para tu bolsillo. Te presentamos una serie de trucos y consejos prácticos para mantener tu espacio libre de humedad y proteger tus objetos valiosos.

1.  Mantén una ventilación adecuada

La correcta circulación del aire es fundamental para evitar la acumulación de humedad. Si tu trastero cuenta con ventanas, es recomendable abrir estas regularmente para permitir la entrada y salida del aire. Sin embargo, si tu espacio no dispone de ventanas, no te preocupes. Puedes considerar la instalación de rejillas de ventilación o extractores.

2.  Opta por un aislamiento eficiente

Un buen aislamiento puede ser la barrera que necesitas para mantener la humedad a raya. Es vital revisar las paredes y el techo en busca de posibles grietas o filtraciones. Estas pequeñas aberturas, aunque parezcan inofensivas, pueden permitir la entrada de humedad, especialmente durante las temporadas de lluvia. Si detectas alguna, es esencial repararla lo antes posible.

3.  Tus aliados son los deshumidificadores

Los deshumidificadores son herramientas esenciales cuando se trata de reducir la humedad en espacios cerrados. Dependiendo del tamaño de tu trastero, puedes adquirir un deshumidificador que se ajuste a tus necesidades. Estos aparatos funcionan extrayendo el aire húmedo, condensándolo y liberando aire seco de vuelta al ambiente. Es importante que recuerdes vaciar el depósito con regularidad y mantener el aparato limpio.

4.  Existen materiales absorbentes

La naturaleza nos ofrece materiales capaces de absorber la humedad del ambiente. Elementos como el sílice gel, el carbón activado o la arcilla son opciones efectivas. Estos materiales actúan como esponjas, atrapando la humedad y evitando que se disperse en el ambiente. Puedes distribuir bolsas de sílice gel en diferentes puntos del trastero o colocar carbón activado o arcilla en recipientes abiertos o bolsas de tela. Cambiarlos o renovarlos periódicamente te garantizará su efectividad a largo plazo.

5.  Evita almacenar objetos húmedos

Una de las formas más comunes de introducir humedad en un trastero es a través de los objetos que decidimos guardar. Asegúrate de que todo lo que almacenes, especialmente la ropa, esté completamente seco. Si guardas objetos húmedos, estos liberarán gradualmente esa humedad, afectando el ambiente general del trastero.

6.  Revisa las tuberías y desagües

Las tuberías y desagües cercanos a tu trastero pueden ser fuentes ocultas de humedad. Una pequeña fuga, aunque parezca insignificante, puede aumentar considerablemente los niveles de humedad en el espacio. Por ello, es recomendable inspeccionar regularmente estas áreas. No solo debes buscar signos visibles de fugas, sino también estar atento a sonidos de goteo o áreas inusualmente húmedas.

7.  Mantén el suelo limpio y seco

El suelo puede ser un gran acumulador de humedad si no se cuida adecuadamente. Barre y limpia regularmente para eliminar cualquier rastro de humedad. Además, puedes considerar la opción de colocar palets o estanterías elevadas. Al mantener tus pertenencias alejadas del suelo, reduces el riesgo de que absorban humedad. Esta simple acción también facilita la limpieza y permite detectar rápidamente cualquier acumulación de agua o humedad.

8.  Plantas deshumidificadoras

Incorporar plantas en tu trastero no solo puede aportar un toque de frescura y vida al espacio, sino que algunas especies tienen la capacidad de absorber la humedad del ambiente. Plantas como el helecho de Boston, la palma areca o la hiedra inglesa son excelentes opciones. Estas plantas, además de ser estéticamente agradables, actúan como purificadores naturales, ayudando a mantener un ambiente más sano.

9.  Mantén una temperatura estable

Las fluctuaciones de temperatura pueden ser una fuente de condensación y, por ende, de humedad. Una temperatura estable evita la formación de condensación en las paredes y el techo. Evitar el uso de calentadores portátiles también puede ayudar en este aspecto, ya que estos dispositivos, si no se usan correctamente, pueden generar condensación.

10. Hay que hacer inspecciones regulares

Finalmente, y como has podido observar en los consejos anteriores, la prevención es la mejor herramienta contra la humedad. Realizar inspecciones regulares en tu trastero te permitirá detectar a tiempo signos de humedad o moho. Estas revisiones no solo deben centrarse en las paredes y el techo, sino también en las pertenencias almacenadas. Estar proactivo y atento puede ser la clave para mantener tu trastero en perfectas condiciones.