16.5 C
Guadalajara
11 mayo 2024
InicioDeportesJordan Díaz quiere volar de Guadalajara a la gloria, pasando por París

Jordan Díaz quiere volar de Guadalajara a la gloria, pasando por París

Una de las razones que explican el éxito y las expectativas generadas en torno a Jordan Díaz es ser parte de "uno de los mejores equipos de salto del mundo". Precisamente, el que entrena en Guadalajara. Respecto a los Juegos de París es claro: "Esperamos hacerlo bien, va a ser una lucha campal, es una locura. Sólo me vale del uno al tres".

-

Han pasado ya dos años desde que lo avisaba LA CRÓNICA: un vecino de Guadalajara era, y es, la gran esperanza del atletismo español. El hispano-cubano Jordan Díaz tiene claro que quiere «estar en los libros» de historia del deporte español y hacerse «un nombre» en España, sin esconder tampoco que piensa «todos los días» en el oro olímpico en triple salto, en un verano en el que podrá competir con la selección española después de su «complicada», pero «necesaria», decisión de no hacerlo para su país natal.

«Ser un referente en el deporte español es el objetivo a largo plazo, y hacerme un nombre aquí en España, estar en lo más ‘top’, estar en los libros. Como mi entrenador (Iván Pedroso), que tiene un palmarés increíble, aunque será complicado. Estando en mi equipo, que está todo repleto de medallas, pues no te puedes quedar atrás, tengo que estar ahí también en el ‘top’ con ellos», ha revelado Díaz en una entrevista a Europa Press para LA CRÓNICA tras un entrenamiento organizado por Red Bull, su patrocinador, en Madrid.

La trayectoria de Jordan Díaz está unida a Guadalajara y a las pistas de la Fuente de la Niña ya para siempre. El joven atleta, de 23 años y que ya despuntó en los Mundial de Atletismo Sub-18 y Sub-20 de 2017 y 2018, decidió en 2021, aprovechando una prueba celebrada en Castellón, donde se concentró con la selección cubana, para decantarse por competir para España.

Fue entonces cuando se incorporó al talentoso grupo de entrenamiento del también cubano Iván Pedroso, que entrena a atletas de la talla de Yulimar Rojas o Ana Peleteiro, afincados todos en Guadalajara.

La decisión le obligó, atendiendo a la normativa, a perderse los Juegos de Tokio, no pudiendo competir internacionalmente con la selección española hasta el 28 de junio de 2024, después de adquirir la nacionalidad en 2022.

Y en este proceso, lo más importante ha sido su familia. «Dejé de ir a unos Juegos Olímpicos para venir a España, dejando mi familia atrás, sabiendo que era para mejorar mi vida. Y la verdad es que cuando pienso en París, me viene eso a la cabeza. Fue complicado, pero al final se toma bien, porque sabes que el sacrificio se hizo por una razón. No me quedé por tontería, vine para hacerme un nombre en España», reiteró.

«Es complicado renunciar a Mundiales y unos Juegos, porque lo ves por la televisión y dices ‘coño, podría estar ahí, compitiendo’. Y cuando ves los resultados dices ‘podría haber obtenido tal medalla…’. Es complicado, pero la espera siempre va a ser buena y fue necesario», defendió Díaz.

Y una de las razones que explican el éxito y las expectativas generadas en torno a Jordan Díaz es ser parte de «uno de los mejores equipos de salto del mundo». «Cada cual coge de cada atleta. Cada uno tenemos experiencias, nuestras medallas, y estar ahí rodeado de tantos atletas con tanto nivel y tanta mentalidad ganadora te da un plus, es muy importante», reconoce.

Jordan Díaz, sobre el tartán.
Jordan Díaz, sobre el tartán.

«En París sólo me vale la medalla»

«La clave de este grupo es el buen rollo, primeramente. También hay que confiar en el entrenador siempre, cuando tienes confianza con el entrenador, aparte del nivel físico y tal, lo es todo», dijo sobre el grupo que entrena el campeón olímpico de salto de longitud en Sydney 2000.

El hispano-cubano ya tiene próximo objetivo: los Juegos de París. Será el primer gran evento internacional de Díaz con la selección española, para el que se está «preparando para hacer algo grande». «Estamos entrenando bastante bien, muy continuo, que es muy importante», detalló.

Además, quiere llegar al cien por cien en el terreno mental, para competir con «mucha confianza». «La cabeza se va como que cerrando más, las ganas te pueden. Es complicado cuidarse a fondo cuatro meses, aunque dices cuatro meses es muy poco, pero a nivel es muy complicado, pero hay que hacerlo. No tengo psicólogo, pero yo digo que mi psicólogo es mi entrenador, el que siempre me lleva por la línea, y se agradece mucho», dijo.

«Trato de estar un poco alejado de las redes sociales, para evitar ver comentarios de ese tipo –que le nombren como uno de los mayores talentos del deporte español–, pero abruma un poco. Aunque también te permite ver que se está confiando en mí para la mayoría en los Juegos y te sientes bien. Pero que también a nivel mental te pone una pequeña presión que no debería estar», reconoció.

Tampoco es muy partidario de la presión, al menos cuando esta es «excesiva», porque es «muy malo» para la competición. «Me ponen como medalla de oro en los Juegos y ya sabes que te tienen metida la presión de que tienes que coger el oro, entonces coges plata, que es un buen resultado, o bronce, y no lo vas a sentir tan bueno, simplemente porque ya te habían inculcado que tenías que coger el oro», argumentó.

«Todos los días pienso en los Juegos y el oro. Lo jodido es que hay muchos atletas que pueden ganar, va a ser una competición muy fuerte. Esperamos hacerlo bien, va a ser una lucha campal, es una locura. Sólo me vale del uno al tres», manifestó Díaz, que solo estaría satisfecho con una medalla olímpica.

Y es que para el hispano-cubano, los récords no tienen tanta trascendencia en este deporte. «Me quedo con las medallas, cualquiera que esté mejor te puede romper un récord, están para eso, y las medallas siempre van a ser eternas», explica.

El 20 de abril habrá una buena referencia

Una buena vara de medir será el estreno de la Liga de Diamante en China el próximo sábado, 20 de abril, cuando se verá las caras con sus principales oponentes por el oro en París, como el campeón olímpico Pedro Pablo Pichardo y el campeón mundial, el burkinés Hugues Fabrice Zango. «Será como una final anticipada, pero no creo que sea tampoco un medidor, porque faltan muchos meses y falta mucho por mejorar», opinó.

«Es bueno para tener una visualización, pero tampoco me voy a fijar mucho en los resultados. Yo no voy a ir al cien por cien, voy a seguir entrenando pensando en los Juegos, incluso me llega en la semana alta de cargas, voy a ir cargado a la Diamond League en semana alta, así que voy cargado a China. Así que no voy a preparar la Diamond League porque no es el objetivo fundamental este año», agregó.

Finalmente, Díaz demuestra que no está obsesionado con saltar más allá de 18 metros. «Sé que puede salir en cualquier momento, pero el récord me da igual. Lo importante son las medallas y es lo que esperemos hacer cuando empiece a representar a España», sentencia el poseedor del actual récord de triple salto, que dejó en 17,87 metros en el Campeonato de España de Nerja (Málaga) de 2022.

Jordan Díaz no para de asombrar según va mejorando sus marcas. El suyo es el mejor salto de este año en todo el mundo.
Jordan Díaz con una de sus marcas.

Más información: