Castilla-la Mancha perderá en las próximas elecciones municipales un total de 129 concejales. Los anuncios han sido publicados en el Boletín Oficial de cada provincia durante los cinco primeros días de marzo.

En la provincia de Guadalajara hay 6 municipios que van a ganar representación municipal. Uno de ellos, Cabanillas del Campo, consecuencia de la particular demografía, con el Corredor del Henares en ascenso permanente frente al resto de comarcas, cada vez más desertificadas. Y con una población que empieza (o empezaba) a recuperarse de la crisis iniciada hace una década.

La provincia de Guadalajara es la tercera de Castilla-la Mancha que perderá más concejales, por detrás de Cuenca y Toledo. Según los datos de la Subdelegación del Gobierno, serán hasta 21 ediles menos a partir del próximo 26 de mayo.

Aunque en el cómputo global pierde, es la provincia de la región en la que más ayuntamientos ganarán representación. Estos que incrementan consistorio son 6 en total: Alarilla, Cabanillas del Campo, Pozo de Almoguera, Torre del Burgo, Tórtola de Henares y Valdeavellano.

En el otro lado de la balanza, hay 16 ayuntamientos que verán mermadas sus bancadas hasta en 21 ediles. Estos son Albalate de Zorita, Casa de Uceda, Chillarón del Rey, Fuencemillán, Henche, Ledanca, Moratilla de los Meleros, Pastrana, Renera, Romanones, Fuentelsaz, Maranchón, Tordesilos, La Yunta e Hijes.

Además, en la provincia de Guadalajara un municipio pasará a funcionar como Concejo Abierto. En las localidades con este sistema, los vecinos eligen al alcalde, y será una especie de junta vecinal las que den el visto bueno a las iniciativas del primer edil. Será el Ayuntamiento de Adobes, que pasa así de 3 ediles a un primer y único edil.