Fachada del Ayuntamiento de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Fachada del Ayuntamiento de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

El “factor humano” se viene haciendo notar en los diferentes negociados del Ayuntamiento de Guadalajara, especialmente por la ausencia de algunos de los que han sido sus máximos responsables en las últimas décadas. Bastantes ya se han ido y otros están a punto de hacerlo. Es la “generación Irízar”, pues todos tienen en común haber entrado al servicio de la Corporación alrededor de 1980, en los inicios de los sucesivos mandatos del PSOE en el Ayuntamiento de la capital, de la mano del alcalde Javier Irízar, el primero en Democracia desde la II República.

El 15 por ciento de la plantilla del Ayuntamiento de Guadalajara dejará su puesto entre 2019 y 2020. La cifra la ha resaltado el alcalde de la capital, Alberto Rojo, durante el acto de entrega de distinciones al personal jubilado en el Consistorio Municipal, celebrado este miércoles.

Durante su intervención, el alcalde ha enfatizado en la importancia de hacer frente a esta reposición de personal como “un reto más” al que tendrá que hacer frente el nuevo equipo de Gobierno, y lo ha hecho tras resaltar el papel de muchos de los profesionales del Consistorio precisamente por este motivo durante la pandemia de la COVID-19.

“El Ayuntamiento de Guadalajara tiene en su plantilla el mayor tesoro”, ha señalado el regidor, a la par que ha resaltado el trabajo y dedicación del personal municipal jubilado en el 2019 y cuyo reconocimiento se ha retrasado hasta esta fecha precisamente con motivo de la COVID-19.

Con la llegada del nuevo equipo de gobierno han cobrado especial relevancia los jefes de área, personal de especial confianza de los responsables políticos que, de algún modo, hacen recordar a “los magníficos” que hace años tanto dieron que hablar y que escribir en la Diputación Provincial. La labor de estos técnicos compensa sólo parcialmente las ausencias de los funcionarios jubilados de más alto rango en las áreas más críticas del Ayuntamiento.

Homenaje a los funcionarios del Ayuntamiento de Guadalajara que se han jubilado recientemente.
Homenaje a los funcionarios del Ayuntamiento de Guadalajara que se han jubilado recientemente.

Condecoraciones

El Consistorio de Guadalajara ha hecho entrega de las condecoraciones anuales con las que reconoce la labor y dedicación del personal funcionario jubilado, en este caso en 2019, una ceremonia que tuvo que posponerse a consecuencia de la pandemia.

Han sido 32 las condecoraciones cuyo distintivo se ha concedido en función de la antigüedad del trabajador que alcanza la edad de jubilación.

El acto, presidido por el alcalde en presencia del Gobierno municipal y de representantes de todos los partidos políticos, se ha celebrado en la Sala Tragaluz del Teatro Auditorio Buero Vallejo.

El acto ha servido también como recuerdo especial a la figura del fallecido archivero municipal, Javier Barbadillo, cuya viuda e hijas han recogido el emblema de plata con escudo de la ciudad por toda una vida al servicio de la ciudad.

“No hay emblema ni placa ni medalla capaz de reflejar el tremendo cariño y admiración que durante todos estos meses he podido ver hacia la figura de Javier por parte de sus compañeros”, dijo el alcalde.