Pagar con criptomonedas como el bien conocido Bitcoin está al alcance de cualquiera de nosotros.
Pagar con criptomonedas como el bien conocido Bitcoin está al alcance de cualquiera de nosotros.

Convertir el comercio de divisas digitales en algo accesible para todos. Este es el objetivo de las plataformas de intercambio de criptomonedas, un elemento clave para adentrarse en el mundo del dinero digital. Las plataformas son un punto de encuentro virtual para realizar transacciones; es el lugar al que acuden los clientes para comprar y vender divisas digitales y proporcionan un servicio cada vez más rápido y seguro.

El principal reto de estas plataformas de criptomonedas es llevar las divisas digitales a la vida cotidiana, y lo están consiguiendo.  Hoy en día, ya es posible realizar pagos y compras con dinero digital, e incluso existen cajeros en los que operar para extraer dinero físico. Es la prueba fehaciente de que el dinero digital existe y tiene aplicaciones reales; es una divisa que se puede utilizar para realizar transacciones y que puede intercambiarse por euros, dólares o cualquier moneda tradicional de forma sencilla.

El bitcoin, a la cabeza

En la actualidad, el mercado de las criptomonedas se ha diversificado. Bitcoins, etehreums, riplles, litlecoins… pulsando aquí podemos encontrar numerosas monedas digitales operativas, pero la que sigue ocupando el lugar preferente es el BTC o bitcoin. Fue la primera en ponerse en funcionamiento y sigue siendo la favorita entre los usuarios.

El bitcoin sigue imparable. Pese a la volatilidad que rodea a las monedas virtuales, lo cierto es que mantiene una tendencia al alza muy acusada desde el 2020. Y la trayectoria se mantiene. En lo que llevamos de año, su valor ha subido alrededor de un 30% y ha llegado a situarse por encima de los 33.000 euros.

La evolución es brutal si se compara con los valores de intercambio iniciales, allá por el año 2010. En abril de 2011, por ejemplo, 1 dólar equivalía a 1 bitcoin; hace pocos días se batieron todos los récords históricos, con valores que han superado puntualmente los 40.000 dólares.  Eso da idea de la fortaleza que está adquiriendo la criptomoneda y hace augurar una trayectoria cada vez más consolidada. Aunque el futuro es impredecible y pueden producirse altos y bajos, hoy por hoy, todas las previsiones son optimistas.

El espaldarazo de las instituciones y empresas

Entre los factores que han influido positivamente en esta subida fulgurante de la divisa virtual destaca el apoyo de entidades y plataformas de pago influyentes. Una de las últimas en subirse al carro de la criptos es Paypal, que dentro de poco permitirá operar con bitcoins, ethereum, litlecoin y bitcoins cash. De momento, la operativa solo estará en funcionamiento en EE.UU., pero en unos meses se extenderá a otras zonas geográficas.

Otra entidad que ha apostado por el bitcoin es el BBVA. A través de su filial en suiza, el banco abrirá próximamente un servicio de compra, venta y almacenaje de bitcoins. Es una medida que llega después de 5 años de análisis de la tecnología blockchain por parte de los especialistas. De momento, el sistema solo estará operativo en Suiza, que es un país muy avanzado en el entorno de los activos digitales.