Quirófano del Hospital de Guadalajara.

El Hospital Universitario de Guadalajara practica nueva técnica en Cardiología. Se da por confirmado y verificado que es posible implantar válvulas aórticas mediante catéter, sin necesidad de recurrir al bisturí.

Esta técnica, denominada TAVI (en inglés, Transcater Aortic Valve Implantation, o implantación de válvulas aórticas vía percutánea o transcatéter), está indicada especialmente en el caso de pacientes de alto riesgo quirúrgico o con edad muy avanzada.

La dificultad de esta técnica radica en que la edad de los pacientes a los que se dirige hace que el abordaje arterial sea más complejo, aumenta el riesgo de oclusión de las arterias coronarias y de bloqueo cardiaco que obliga al implante de marcapaso o problemas de roturas en las estructuras valvulares por severa calcificación, lo que exige un cuidadoso desarrollo de estas intervenciones.

En concreto, se ha ido generalizando en los últimos años gracias a las mejoras en el diseño de válvulas, de menor calibre, lo que posibilita su introducción vía arterial, normalmente femoral, e implantación mediante catéter.

Según informan desde el Hospital, «este procedimiento permite sustituir la realización de toracotomías o aperturas de tórax que se realizaban hasta ahora, reduciendo por tanto los riesgos asociados a intervenciones abiertas».

Sin trasladar al paciente a otros hospitales

Su introducción ofrece además mayor autonomía al Hospital de Guadalajara, que puede resolver este tipo de cirugías sin derivar a otros centros. Se trata de procedimientos que en los últimos años se han ido perfeccionando a la vez que se mejoraban los dispositivos a implantar y se definían protocolos de trabajo y recomendaciones. “Aprovechando la experiencia adquirida estos años hemos empezado a aplicar estas técnicas en el servicio de Cardiología del Hospital de Guadalajara”, ha señalado el cardiólogo Enrique Novo.

En este tiempo, además, se ha podido comprobar la evolución favorable de los pacientes tratados en los años posteriores al hacerles un seguimiento a largo plazo. “Hemos visto que las válvulas implantadas han seguido funcionando correctamente y esto nos ha permitido ofrecer este tipo de intervenciones no sólo a pacientes de edades muy avanzadas y elevado riesgo quirúrgico sino también aplicarlas a pacientes con riesgo moderado y de menor edad, porque se ha comprobado que la funcionalidad de las válvulas se mantiene después de años”, apunta el doctor Novo.

Muchos pacientes «candidatos»

En Guadalajara, el envejecimiento poblacional y la avanzada edad de la población hace que exista un alto número de pacientes susceptibles de beneficiarse de este tipo de procedimientos, técnicas para las que el servicio de Cardiología cuenta habitualmente con la colaboración de los servicios de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor y también el de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular.

Más información: