Campos de lavanda de Brihuega en julio de 2020. (Foto: La Crónic@)
Campos de lavanda de Brihuega en julio de 2020. (Foto: La Crónic@)

Además de ser un reclamo turístico de primer orden, escenario para magníficas fotografías e incluso lugar privilegiado para espectáculos de música al atardecer, los campos de lavanda de Guadalajara pueden encerrar la clave para acabar en un futuro con los pesticidas agrícolas, especialmente los glifosatos. La Universidad de Alcalá y la empresa de cultivo de aromáticas más importante de La Alcarria, la de los hermanos Corral Manzano, acaban de firmar un convenio de colaboración, dentro de un proyecto europeo para reducir el uso de esos nocivos productos en el campo.

El acuerdo se alcanza en el marco del proyecto europeo Lignobiolife, liderado por la cátedra de Medio Ambiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Ese departamento está trabajando en la obtención, a partir de los residuos forestales, de vinagre de madera.

La importancia del vinagre de madera radica en que es un herbicida natural, que sustituiría en determinadas aplicaciones al polémico glifosato. “Además, se obtiene en el proceso el Biochar, un mejorante edáfico que dura cientos de años en el suelo”, destacan desde la Universidad de Alcalá.

El objetivo último es promover la creación de biorrefinerías en estas zonas diana del proyecto, que permitan poner en el mercado estos productos naturales y que pueden ser útiles para el control de plagas, la agricultura y obras más sostenibles.

Viñedos en espaldera en la comarca de Mondéjar, de Bodegas Mariscal.
Viñedos en espaldera en la comarca de Mondéjar, de Bodegas Mariscal.

También con las viñas de Mondéjar

A lo largo de los dos años de andadura del proyecto, ya ha podido comprobarse la eficacia ambos bioproductos. De hecho, con este nuevo convenio, la empresa de aromáticas se une a los ya establecidos para su aplicación con la Cooperativa Agraria Santa María Magdalena, dedicada a la elaboración de vinos de calidad, y la Denominación de Origen de vinos de Mondéjar, también en la provincia de Guadalajara.

El proyecto Lignobiolife cuenta con un presupuesto de 1,3 millones de euros y en él participan socios de España y Portugal, entre ellos, empresas forestales y grupos de acción local, como ADASUR (Asociación para el Desarrollo Local de la Alcarria Sur de Guadalajara), promotor de estos convenios.

“Tenemos gran interés en la mejora de la sostenibilidad de las prácticas agrarias de la lavanda que es un cultivo en crecimiento y muy ligado a un uso sostenible de la tierra. Además, es imprescindible reducir el uso de pesticidas y fertilizantes químicos en el mundo agrario y buscar sustitutos viables para el agricultor”, señala el doctor Juan Luis Aguirre, director técnico de la Cátedra de Medio Ambiente.

Referente internacional

La Cátedra de Medio Ambiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá es un referente europeo en la investigación y aplicación del ‘wood vinegar’ o vinagre de madera como herbicida natural en sustitución de otros con contenido de glifosato, cada vez más rechazado a nivel internacional.

Junto al vinagre de madera, estudia también las aplicaciones de otros dos productos, procedentes ambos de residuos agrícolas y forestales de madera: el mencionado mejorante de suelos de cultivo Biochar y el ‘biobetún’, un betún natural para asfaltado.

Banner Trillo

Más información: