Detrás de un puesto de trabajo a veces se esconden repercusiones negativas que es imperativo corregir. (Foto: La Crónic@)
Detrás de un puesto de trabajo a veces se esconden repercusiones negativas que es imperativo corregir. (Foto: La Crónic@)

A partir del siglo XX la industria de casinos online se ha desarrollado de forma creciente en una diversidad de países en el mundo. La cantidad de sitios se estiman en cientos de miles. Conocer las características de los casinos a través de web comparativas como CasinoSlam es fundamental, implica hacerse de instrumentos informativos para tomar decisiones, en forma racional, ante las diferentes ofertas disponibles.

Este tipo de plataformas ofrecen un ranking mensual de los mejores casinos, con base en los juegos que ofrecen, sus proveedores de software, formas de pago, promociones y premios, entre otros. Es decir, se emplean diversos criterios para que cualquier selección sea realizada con base al discernimiento. Las páginas web comparativas son una herramienta importante para clientes y usuarios de casi todos los ámbitos. Desde comprar un pantalón hasta un servicio médico, contar en un solo lugar con información es una gran ventaja.

El sector de juegos de azar online constituye una industria mundial de mucho crecimiento debido a su fácil acceso. El internet al traspasar fronteras también expande algunos usos y costumbres que se han instaurado en la era digital.  Obviamente el área del entretenimiento ha cambiado. Con las ventajas online también se han popularizado diversos sectores que en el pasado eran prohibitivos para la mayoría.

Las casas de juego que antecedieron a los casinos

Las casas de juego se han movido en un péndulo de contradicciones a lo largo del tiempo. Ligados, por una parte, al glamour y la sofisticación y, por otra a lo popular y basto. Su ubicación en alguno de esos extremos ha dependido del lugar y de la época.

El primer casino fue el Ridotto, construido en Venecia en 1638, de carácter privado y exclusivo, tenía código de vestimenta. En esa época los nobles y personas muy adineradas jugaban y apostaban en casa de campos como clubes en villas, De allí derivó el nombre “casino” cuya etimología es un diminutivo de casa. Fue pasando por varias acepciones hasta derivar en “casa de juego.”

Las tabernas y los juegos de azar

Aunque los casinos como tales, no se remontan a la Antigüedad, ni siquiera a la época medieval, como si lo hacen los juegos de azar, las primeras casas de juego se instauraron muchos siglos atrás. Diversas ruinas de la Antigua Roma revelan la clara afición a los juegos. También se ha identificado el papel de las tabernas romanas en la vida social de la época, con base en las ciudades cuyos yacimientos, incluso en España, han arrojado información arqueológica de enorme relevancia.

Se tiene clara evidencia respecto a que las tabernas eran sitios donde los residentes y visitantes comían, bebían se entretenían, jugaban y apostaban. Dicho uso continuó en la Edad Media, periodo en el que los juegos de azar también eran sumamente populares.  La gente común jugaba en sus casas o en las tabernas, eludiendo las prohibiciones.