Huella de despegue de un avión de Ryanair sobre Guadalajara, en la tarde del 4 de octubre de 2021, tras la estela de otro avión, de Iberia.
Huella de despegue de un avión de Ryanair sobre Guadalajara, en la tarde del 4 de octubre de 2021, tras la estela de otro avión, de Iberia. (

Si el lector de LA CRÓNICA es de los que tiene la sensación de que pasan cada vez más aviones por encima de su cabeza, no se está engañando. Ni le equivocan sus oídos si lo que percibe es, con una frecuencia hasta ahora inusual, el ruido de los motores de un Airbus o de un Boeing a cualquier hora de la mañana, la tarde o la noche.

Según ha podido confirmar este diario en fuentes solventes, el organismo encargado de la regulación del tráfico aéreo ha modificado de forma sustancial la ruta de despegue del aeropuerto de Barajas. Cuando los aviones lo hacen en el sentido más habitual, hacia Somosierra, aquellos que se dirigen hacia el Mediterráneo tienen muchas posibilidades de dejarse ver por encima de Alovera, Cabanillas, Marchamalo e incluso Guadalajara… y de hacerse oír por sus vecinos.

Además de las circunstancias meteorológicas de cada jornada, que también contribuyen, lo decisivo es que los aparatos llegan a la vertical de estas poblaciones de la provincia cuando aún están a unos 4.000 metros de altitud… con las consiguientes consecuencias sonoras.

Distinto, y sometido a muchas menos restricciones, es el tráfico que tiene por origen o destino en Torrejón de Ardoz. En esos casos, tanto para la flota vinculada al Gobierno de España o a la Casa Real como, muy especialmente, los aparatos pertenecientes al Ejército del Aire, la libertad en las aproximaciones hacen que su presencia sea percibida incluso de madrugada.

Tráfico en Barajas.
Tráfico en Barajas a las 13.30 del 3 de febrero de 2020, un día complicado por una alerta de presencia de drones.

Radiofaro desplazado hacia el este

El motivo técnico concreto, según las fuentes consultadas por LA CRÓNICA, es que desde el 9 de septiembre de 2021 se ha sustituido un VOR, acrónimo por el cual se conoce en el sector a los radiofaros que auxilian a los pilotos para las maniobras de aterrizaje y despegue de los aeropuertos. Con ese recurso técnico, los aviones van por la senda marcada, sin margen de error ni de improvisación.

En este caso, el VOR se ha desplazado de forma sustancial hacia el este. Según han indicado a este periódico, el cambio se ha hecho «por tiempo limitado», aunque sin precisar ese período. La Subdelegación del Gobierno no tiene constancia a día de hoy de ese extremo ni de ningún otro de los contenidos en esta información.

En España, la gestión del tráfico aéreo es responsabilidad de Enaire, una empresa pública que pasa por ser una de las más importantes del mundo en su sector.

La regulación de Barajas, siempre relevante para el Corredor del Henares y para Guadalajara, cobrará más importancia aún en los próximos años, según se vayan desarrollando las áreas logísticas planteadas por AENA en las inmediaciones de la T-4, según se detallaba en la información adjunta. Entonces, el paso de aviones será aún mayor, por donde sobrevuelen.

Más información: