Guadalajara es la provincia de España con menos regadío a pesar de aportar el agua para el trasvase.
Guadalajara es una ejemplo, como acredita Entrepeñas, del ineficiente uso del agua como recurso.

La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía ha asegurado que la Comisión de Explotación vuelve a demostrar su “disfuncionalidad proponiendo un trasvase máximo a discreción del criterio del Ministerio, que puede rebajar la cifra como en ocasiones anteriores”.

Independientemente de la cifra final que se apruebe, los ribereños claman contra “un sistema injusto, alejado de cualquier intencionalidad de protección de la cuenca cedente” y auguran “un 2021 trágico mientras las reservas del Segura almacenan 190 hm3 de agua y esperan nuevas lluvias”.

“Una vez más, la Comisión deja claro que solo sirve a los intereses del Segura, proponiendo el máximo simplemente porque se puede, aunque los datos gritan que no se debe”, protesta la presidenta de la asociación, María de los Ángeles Sierra.

“Las previsiones para la próxima primavera son dramáticas, tras desperdiciar un ciclo húmedo en 2020”, añade.

Asimismo, el vicepresidente de la Asociación, Borja Castro, indica que “este criterio de conceder siempre el máximo sólo podría interesar a los regantes si su intención fuera perpetuar los decretos de sequía, porque sólo provoca miseria”.

“El expolio en 2021 puede ser de órdago”

Castro lamenta que “habiendo constatado la Comisión que en los embalses de la cabecera del Tajo no se ha recuperado volumen este otoño, a pesar de no realizarse trasvases por las obras de La Bujeda, se solicite un trasvase máximo de 20 hm³ hacia una cuenca que almacena 190 hm³ de agua solo en sus reservas conocidas”.

Desde la Asociación, advierten que los informes indican que se continuará en situación extraordinaria de nivel 3 y aun así habrá de trasvasarse el agua ya aprobada durante estos meses cuando terminen las obras de La Bujeda, “por lo que el expolio a comienzos de 2021 puede ser de órdago sin contar con la evaporación, que corre a cargo de las reservas propias del Tajo”.

“Son aprobaciones de trasvases en diferido, para darnos una estocada mortal en unos meses cuando se lleven todo de golpe”, augura Borja Castro.

Así, los ribereños exigen a la ministra Teresa Ribera “que haga algo ya, que termine con esta injusticia y decrete un trasvase cero mientras se modifican las reglas atendiendo a los criterios de la ciencia; pues agua en el Segura tienen de sobra”.

Más información: