Letrero del trasvase en un punto de su recorrido.
Letrero del trasvase en un punto de su recorrido.

La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura (ATS) ha autorizado trasvasar 10 hectómetros cúbicos durante el mes de agosto. Son 2,5 hm³ para regadío y 7,5 hm³ para abastecimiento, tras constatar que la situación hidrológica excepcional (nivel 3) y que esta se mantendrá previsiblemente durante los próximos seis meses.

Además, en la reunión, en la que se ha analizado la situación hídrica, se ha tomando nota de que esta situación previsiblemente se mantendrá durante el resto del semestre.

Aunque con situación de nivel 3 podría autorizarse un trasvase al Segura de hasta 20 hectómetros cúbicos de forma discrecional pero motivada, la Comisión ha autorizado una transferencia de agua de la mitad.

De acuerdo con el informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDES), se ha conformado que a fecha de 1 de agosto hay un volumen de agua trasvasada disponible en la cuenca del Segura para abastecimientos y regadíos de 41,3 hm³ y un volumen autorizado pendiente de trasvasar para esos usos de 45,3 hm³.

En consecuencia, se ha autorizado un trasvase desde los embalses de Entrepeñas-Buendía de 10 hectómetros cúbicos, en aplicación de los principios de prevención y precaución que deben presidir la acción de las Administraciones Públicas.

La Comisión del Trasvase ha tenido en cuenta las reservas de volúmenes de agua trasvasada disponibles en la cuenca del Segura, el agua pendiente de trasvasar hasta la fecha y la previsión de aportaciones para los próximos meses además del consumo de agua estimado.

La opinión de los ribereños

La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía ha calificado de «agridulce» el trasvase de 10 hectómetros cúbicos desde los embalses de cabecera del Tajo al Segura para este mes de agosto, pidiendo que no se trasvase para regadío.

En nota de prensa, los municipios ribereños han señalado que, «en un año excepcionalmente duro», calculan que desde agosto del año pasado se han ahorrado 94 hectómetros de envíos, lo que supondría estar ahora por debajo del umbral del Nivel 4, que temen alcanzar en otoño.

Sin embargo, si bien los abastecimientos están garantizados gracias a las inversiones realizadas, la situación de los embalses es apenas compatible con las exigencias turísticas. «Es muy difícil salir adelante así, necesitamos agua para ser competitivos», ha lamentado su presidenta, María de los Ángeles Sierra, que por otro lado agradece la acción del Ministerio. «Podría ser mucho peor si no se hubieran empezado a tomar medidas, como la modificación de las reglas», ha señalado.

Para Borja Castro, su vicepresidente, «el camino está claro, aunque lo estamos recorriendo a un ritmo más lento del que nos gustaría, desde agosto del año pasado hemos dejado de enviar al Levante 94 hectómetros cúbicos gracias al Gobierno de España, lo que nos hubiera situado en Nivel 4 en un año terriblemente duro por la escasez de lluvias».

Entrepeñas y Buendía almacenan alrededor de 580 hectrómetros, mientras que en la Región de Murcia continúan sin auditar las más de 18.000 balsas de riego reconocidas en sede parlamentaria. Una cifra que unida al excepcional balance hidrológico de los últimos cinco años, «invita a seguir recortando las cifras del Trasvase para no mandar agua de la España seca a la húmeda».

Más información: