32.1 C
Guadalajara
20 julio 2024
InicioLocalMejor perspectiva de vida para los 500 guadalajareños que van a sufrir...

Mejor perspectiva de vida para los 500 guadalajareños que van a sufrir un ictus este año

Para la creación de la nueva Unidad de Ictus del Hospital de Guadalajara se han realizado obras consistentes en unificar antiguas habitaciones de hospitalización para crear una sala con cuatro puestos. La sala está dotada de moderna tecnología y se sitúa frente al control de Enfermería, cuyo personal vigila de manera constante la evolución de los pacientes, monitorizados las 24 horas del día.

-

El Hospital Universitario de Guadalajara cuenta ya con una Unidad de Ictus. El asunto es de máxima importancia puesto que su objetivo es atender cada año a entre 450 y 500 pacientes. Esa es la impactante cifra de los residentes en esta provincia que muy probablemente sufran un accidente cerebrovascular en Guadalajara, tanto por hemorragias como infartos cerebrales.

Estamos ante unas patologías «muy frecuentes que son la segunda causa de muerte en mujeres de más de 65 años y la tercera en hombres, y la que más discapacidad provoca», ha señalado el jefe de Neurología del Hospital de Guadalajara, el doctor Antonio Yusta.

La Unidad de Ictus se sitúa en la planta 4B del antiguo hospital. Con su creación, la Gerencia del Área Integrada de Guadalajara ofrece una atención integral al paciente con ictus desde los primeros momentos tras suceder el accidente cerebrovascular. Se persigue con ello una rapidez en la atención que contribuye a minimizar secuelas y garantizar la mejor recuperación posible.

Con la creación de la unidad no sólo se atiende el ictus desde el primer momento sino que además se garantiza la continuidad asistencial. De este modo, el neurólogo que atiende al paciente desde que tiene lugar el ictus hace también el seguimiento durante su estancia hospitalaria y durante su recuperación, lo que garantiza una mejor atención y pronóstico.

Se trata de unidades en las que se lleva a cabo una vigilancia permanente durante las primeras horas para controlar que el paciente no sufra un nuevo ictus o un empeoramiento clínico del ictus que ha sufrido. Resulta fundamental para minimizar las secuelas, reducir la mortalidad y la morbilidad y preservar o favorecer la recuperación de las destrezas para las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) con el fin de garantizar la mayor autonomía posible del paciente.

La gerente del Área Integrada de Guadalajara, Elena Martín, ha subrayado que la creación de esta unidad obedece al compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha de incorporar nuevas unidades en el antiguo hospital conforme se llevan a cabo los traslados de servicios a la ampliación, según ha informado la Junta en nota de prensa.

CUATRO PUESTOS DE VIGILANCIA PERMANENTE

El paciente que sufre un ictus es atendido inicialmente en Urgencias y en su Unidad de Vigilancia Avanzada, desde donde pasa a la Unidad de Ictus (o bien al centro de referencia en caso de precisar cirugía).

Los pacientes permanecen en la Unidad de Ictus durante un periodo que oscila entre las 24 y las 72 horas antes de pasar a hospitalización convencional.

Para la creación de la nueva unidad se han realizado obras consistentes en unificar antiguas habitaciones de hospitalización para crear una sala con cuatro puestos. La sala está dotada de moderna tecnología y se sitúa frente al control de Enfermería, cuyo personal vigila de manera constante la evolución de los pacientes, monitorizados las 24 horas del día.

Este personal se ha formado específicamente en protocolos de atención a pacientes de ictus y en la vigilancia especial o los cuidados que precisan a nivel de tensión arterial, saturación, vigilancia del sangrado, nivel de consciencia o disfagia, entre otros.

Por otra parte, en el pasillo de la unidad se han instalado barandillas con las que los pacientes pueden ayudarse para caminar, lo que facilita el inicio de su rehabilitación motora.

Más información: