El vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, ha avanzado posibles incentivos y ventajas fiscales para las empresas que se establezcan en el medio rural, como una de las cuestiones que deberá recoger la futura Ley de Desarrollo Territorial y de Lucha contra la Despoblación, que en estos momentos está en fase de participación, ha explicado.

Así lo ha recordado el vicepresidente regional en un encuentro con los medios para dar cuenta de los asuntos tratados en una reunión con el presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, en el que han abordado las acciones conjuntas que desarrollan dentro de la estrecha colaboración que mantienen con el objetivo de "rentabilizar al máximo los recursos que aportan ambas administraciones".

Un trabajo, el asumir el reto demográfico por el que está apostando el Gobierno regional, ha explicado y al que quieren que se unan las corporaciones locales, directamente o a través de la Federación de Municipios, con una ley que suponga una "discriminación positiva de los territorios que sufre la despoblación".

Así, ha explicado que este ley quiere abordar dos cuestiones: por un lado, la generación de actividad económica en estas zonas afectadas por la pérdida de población para lo cual, el vicepresidente ha sugerido un "incentivo especial" ya que se entiende que la ubicación de las empresas en estos territorios genera "un sobrecoste y mayores dificultades para encontrar mano de obra". Por otra parte ha considerado fundamental garantizar la prestación de servicios públicos como las urgencias, educación o dependencia.

También ha avanzando que desde el Gobierno regional se está estudiando "dentro del margen de la normativa fiscal" establecer determinadas ventajas fiscales a los empresarios que se quieres ubicar en estos territorios. Y es que, ha recordado Guijarro, "desde Castilla-La Mancha siempre hemos planteado la política fiscal como una buena herramienta para la permanencia y regreso para estas zonas", ha concluido.