28 C
Guadalajara
1 julio 2024
InicioSociedadNi el valor ni la valía de Víctor Hernández triunfaron en Las...

Ni el valor ni la valía de Víctor Hernández triunfaron en Las Ventas

Tres toros no bastaron para triunfar este jueves en Las Ventas, aunque Víctor Hernández recibiera ovaciones por su esfuerzo. Lo soñado era mucho más.

-

Calor, mucho calor. Lo comprobaron desde el callejón en un burladero de la Comunidad de Madrid los concejales Alfonso Esteban y Santiago López Pomeda, junto a los 21.016 espectadores que casi llenaban los tendidos de Las Ventas. También estuvo la alcaldesa de Guadalajara, Ana Guarinos.

Cabreo, intenso cabreo. Los de Alcurrucén dieron mucho menos juego en el tercer tercio de lo que acostumbran y de lo que se esperaba. Lo sufrieron especialmente el toricantano –»nuestro» Víctor Hernández– y Daniel Luque, que trabajó a destajo. David Galván encontró un dije para lucir más postureo que toreo auténtico, pero fue un oasis en el desierto y mereció la vuelta al ruedo que se le concedió.

Pero torear no es simular, poco o mucho, como en un teatro, ni tampoco esforzarse sudoroso como sobre un andamio. Tampoco una condena a hacer equilibrios en la cuerda floja, sobre el precipicio de los pitones, que es lo que le tocó al alcarreño de Los Santos de la Humosa en su confirmación de alternativa. Hay que hacerlo cuando no queda otra, pero el toreo es, bien lo sabemos, otra cosa.

Hernández, al que debiera conocer y reconocer Las Ventas en la justa medida que acreditan los triunfos que en ella ha conseguido, se las tuvo con tres toros y con ninguna suerte. Porque tres fueron los que salieron por toriles (por la devolución del que hacía primero) y ninguno facilitó la labor artística. En consecuencia, sólo quedaba tirar por el valor sin límites y confiar en que el público viera la excelsa calidad de algunos naturales. Ni se enteraron muchos.

El respetable, que tantas veces prefiere no respetarse ni a sí mismo, estaba más por jalear a unos novios en una inesperada petición pública en plena solanera. O por pedir toros, en esta creciente constatación de que la casta se volatilizó de muchas dehesas durante la pandemia. Ya volverá.

Tres toros no bastaron para triunfar, aunque Víctor Hernández recibiera ovaciones por su esfuerzo. Lo soñado era mucho más.

Habrá que buscarlos esos éxitos en nuevas ocasiones como, por ejemplo, en la inconclusa Copa Chenel, donde torea y compite el madrileño más alcarreño del escalafón.


Más información: