Mujer con indumentaria islámica en la Calle Mayor de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Mujer con indumentaria islámica en la Calle Mayor de Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

País Vasco, Navarra y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son las que presentan una mayor tasa de delitos de odio por cada 100.000 habitantes, según el informe que ha publicado el Ministerio del Interior este miércoles, relativo al año 2020, que indica que Castilla-La Mancha presenta una tasa de delitos de odio por cada 100.000 habitantes del 2,4%.

En la provincia de Guadalajara estamos a un mejor nivel, ya que se ha calculado un índice de 1,5 casos por 100.000 habitantes. A lo largo de 2020 se contabilizaron 4 delitos de odio en la provincia. Las llamadas «victimizaciones» fueron cinco y el total de hechos esclarecidos, tres aunque, según el informe, no hubo ningún detenido ni tampoco ningún investigado por estos hechos.

El informe del Ministerio muestra una representación territorial de hechos relativos a delitos de odio en el año 2020 que sitúa a la cabeza a Melilla, con una tasa de delitos de odio de 11,48% por 100.000 habitantes, seguido de País Vasco con una tasa de 9,95%, Navarra con un 7,71% y Ceuta con un 3,56%.

Más delitos de odio en Álava que en Melilla

Por provincias, Álava es la que mayor tasa de delitos de odio presenta con un 13,48%; le sigue Melilla con 11,48%; Vizcaya con el 10,26%; Guipúzcoa con 7,84%; Navarra con el 7,71%; Burgos con el 5,03%; Lleida con 4,56%; Albacete con 4,12%; Cuenca con 4,08% y Tarragona con 3,80%.

Andalucía presenta una tasa de delitos de odio por cada 100.000 habitantes de 1,8%; Aragón 1,9%; Asturias 2,4%; Baleares 2,5%; Canarias 2,2%; Cantabria 2,2%; Castilla-La Mancha 2,4%; Castilla y León 2,3%; Cataluña 3%; Ceuta 3,6%; Melilla 11,5%; Comunidad Valenciana 3%; Extremadura 2,2%; Galicia 1,7%; Madrid 3,3%; Región de Murcia 1,7%; Navarra 7,7%; País Vasco 10%; La Rioja 1,3%.

1.401 denuncias en todo un año en España

En 2020 se recogieron 1.401 denuncias en toda España por delitos de odio, mayoritariamente por racismo, ideología y orientación sexual. Pese a que en ese año la criminalidad disminuyó un 17,9% con respecto a 2019, los datos están «desvirtuados debido al confinamiento y las restricciones por la pandemia», según ha confirmado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska en una rueda de prensa a los medios de comunicación.

De esas 1.401 denuncias registras por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los delitos de odio se distribuyen entre los siguientes ámbitos: Racismo/xenofobia (485); ideología (326); orientación sexual e identidad de género (277); discriminación por sexo/género (99); creencias o prácticas religiosas (45); personas con discapacidad (44); antigitanismo (22); discriminación por razón de enfermedad (13); aporofobia (10); discriminación generacional (10) y antisemitismo (3).

El informe ha sido presentado este miércoles tras la reunión mantenida por el ministro Marlaska y el responsable de Área del Sistema Estadístico y Atención a Víctimas de la Dirección General de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Javier López Gutiérrez, en el marco