García-Page y parte de su Gobierno, en una reunión en el Palacio de Fuensalida.
García-Page y parte de su Gobierno, en una reunión en el Palacio de Fuensalida.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, reúne este viernes con carácter extraordinario al Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma. Lo hace  para aprobar un decreto “razonablemente duro y estricto” de nuevas medidas para controlar la situación sanitaria por la pandemia tras consultar con agentes sociales y sociedad civil. Fue en esos términos en los que se expresó García-Page hace días, anunciando lo que está por venir.

Saldremos de dudas este 21 de agosto a partir de las 11.30 de la mañana, que es la hora prevista para la comparecencia de los consejeros de Sanidad y de Educación. Ambos serán los encargados de dar cuenta de las novedades y los lectores de LA CRÓNICA las conocerán, en detalle, poco después.

En rueda de prensa, tras presidir el Consejo de Gobierno celebrado este martes, el líder del Ejecutivo autonómico apuntaba que “no es positivo que cada región vaya por libre y que haya iniciativas que contagien a otras”, por lo que ha reclamado una “coordinación y perspectiva global y nacional” en cuanto a las medidas a adoptar. Hasta ahora esa coordinación ni se ha producido ni se barrunta.

En esa comparecencia, García-Page también ha anunciado que para el 20 de septiembre estarán disponibles más de dos millones de mascarillas de uso duradero a todos los asistidos por la tarjeta sanitaria de la comunidad autónoma.

Contra la relajación

“No podemos estar relajados, tenemos que estar extremadamente prudentes, pero también tenemos que saber que el comportamiento minoritario no puede oscurecer el enorme comportamiento mayoritario positivo que está teniendo la sociedad en conjunto”, ha dicho García-Page.

De ahí que haya pedido “prudencia y rigor” a la sociedad, reconociendo que el 95% de la gente “está cumpliendo”. Pero ahora toca ser “duros y contundentes con aquellos que no son responsables”, ha avisado.

Y es que el presidente castellanomanchego ha insistido en que el decreto será “duro y exigente”, pero “producto de una escucha, un diálogo y una percepción compartida”. “Me importa aprobar normas, pero no ponerme medallas”.

Evitar fallecimientos

Asimismo, ha avanzado que en septiembre el Gobierno de Castilla-La Mancha adoptará medidas muy concretas que irán dirigidas a las restricciones para las personas y los colectivos que son objetivo uno del virus, principalmente personas mayores de edad, con grave afección respiratoria y con patologías médicas y sanitarias. “Una cosa es un contagio, y otra cosa es que ese contagio se convierta en fallecimiento”, ha abundado.

“Hay que estar muy prevenidos de todos los colectivos que son objetivamente carne de cañón en términos de hospitalización y en términos de fallecimiento”, ha abundado el presidente regional, quien ha explicado que hoy el Gobierno se ha marcado como objetivo uno evitar la presión hospitalaria y la mortalidad.

Teleasistencia automática desde los 70 años

Igualmente, García-Page ha avanzado que a partir de la primera semana de septiembre habrá una reunión de Gobierno específica, donde se aprobará una normativa para que toda persona mayor de 70 años que esté en condiciones de soledad tenga teleasistencia gratuita y automática con solo pedirlo.

Asimismo, ha explicado que van a solicitar comparecencias parlamentarias para explicar todas estas medidas.

Además, el 27 de agosto el Consejo de Gobierno va a crear una comisión de coordinación para la gestión de fondos europeos y del plan de recuperación. “A España le va a venir mucho dinero, de nosotros depende que se utilice bien o mal”, ha advertido.

Más información: