Protesta de hosteleros el 3 de febrero de 2021.

El cierre total de bares y restaurantes en Castilla-La Mancha está suponiendo un desastre económico para los propietarios de esos locales (al igual que ya ocurrió con el ocio nocturno) y tendrá una piedra de toque este miércoles en Toledo: la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castilla-La Mancha ha convocado a todo el sector regional a una manifestación en la capital regional este 10 de febrero, a las 11 horas, con final ante el Palacio de Fuensalida, con el objetivo de hacerse oír de nuevo “ante los daños económicos que sufre el sector desde hace casi un año, y que está suponiendo la ruina de muchos hosteleros”.

Mientras, desde la política se ha encontrado en este asunto otra fórmula más para agudizar el enfrentamiento entre algunos de los dos partidos más relevantes en Castilla-La Mancha.

Por ejemplo, el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha avanzado que el próximo jueves, 11 de febrero, pedirá al presidente regional, Emiliano García-Page, un Plan de Apertura de la Hostelería que incluya también el deporte y la cultura, similar a la estrategia marcada por el Gobierno madrileño de Isabel Díaz Ayuso.

“He trasladado a los principales colectivos de hostelería de la región que el próximo jueves propondré a Page en el Pleno de las Cortes Regionales un Plan de Apertura de la Hostelería, una medida que incluye también al Deporte y la Cultura, similar al de la Comunidad de Madrid”, ha adelantado a última hora de este viernes en su cuenta de Twitter.

El líder del PP en la región se reunió este jueves pasado en Madrid con Díaz Ayuso y reclamó la apertura inmediata de este sector, que a su juicio, “no es el problema”. Asimismo ponía en valor medidas implantadas por el Ejecutivo de Díaz Ayuso, como el refuerzo de los controles a los bares y restaurantes a través de inspecciones de la Dirección General de Salud Pública.

La postura del PSOE: “Sí hay salida”

Por su parte, la portavoz del PSOE de Castilla-La Mancha, Cristina Maestre, ha querido mandar un mensaje a los hosteleros de la región que desde el 18 de enero mantienen sus negocios cerrados debido a las medidas restrictivas decretadas por el Gobierno ante el avance del coronavirus, reconociendo su “sacrificio” y asegurando que cuando la situación se revierta tendrán la correspondiente ayuda de las administraciones para salir adelante.

Maestre ha recordado cómo el Gobierno autonómico ya ha habilitado paquetes de ayudas directas del entorno de 140 millones de euros para “reforzar” los sacrificios del sector empresarial.

Aunque ha reconocido que “es difícil” y el “desaliento hace pensar que no hay salida”, ha asegurado que sí que la hay. “Algunos se suben a la cresta de la desesperación y agitan un malestar que en ocasiones puede verse acercado a conductas irresponsables”, ha avisado Cristina Maestre, quien se ha mostrado “muy decepcionada” con los ‘populares’ por “usar el sufrimiento ajeno para sacar tajada política”.

Una actitud “deleznable” de un partido que “sólo pone trabas” a la acción del Gobierno. Por ello, ha pedido que “dejen el populismo y se pongan a trabajar, dejando el victimismo y defendiendo el derecho a la salud, lo que no hicieron en otras épocas”.

Ciudadanos tercia

Ciudadanos Castilla-La Mancha ha reclamado este lunes criterios “científicos y no políticos” para determinar los cierres en la hostelería de la Comunidad Autónoma por la pandemia del coronavirus.

La líder de Ciudadanos en Castilla-La Mancha, Carmen Picazo, ha mantenido este lunes en las Cortes regionales una reunión de trabajo con representantes de la Plataforma de Hosteleros de Toledo.

El encuentro, en el que también han participado los portavoces del partido naranja en el Ayuntamiento y la Diputación de Toledo, Esteban Paños y Julio Comendador, respectivamente, se ha producido a iniciativa del partido de centro dada la situación de “emergencia extrema” que atraviesa el sector, uno de los que con mayor crueldad está sufriendo los efectos de la crisis sanitaria y económica.

Picazo ha remarcado que cada bajada de persiana de un establecimiento es “una guillotina” sobre la economía y el empleo de Castilla-La Mancha. “Entendemos perfectamente que para frenar el virus hace falta aplicar medidas contundentes, claro que sí, pero deben ir siempre acompañadas de ayudas directas a los sectores perjudicados por esas restricciones”.

A este respecto ha reivindicado el ‘confinamiento inteligente’ que el partido de centro viene planteando a raíz del aumento del ritmo de contagios, “conciliando seguridad sanitaria con iniciativas para evitar un desplome del empleo”.

De hecho, la formación de Inés Arrimadas registró la semana pasada una iniciativa para que el Gobierno regional determine los cierres de establecimientos atendiendo siempre a los criterios científicos de expertos independientes.

Picazo ha recordado que hay más de 400 municipios en la región que no han tenido ningún contagio en la última semana, por lo que ha pedido que las medidas se apliquen “con toda la precisión posible y no de manera indiscriminada, y siguiendo razones técnicas y no efectos políticos”. Ciudadanos reclama que una decisión de la que depende la supervivencia de tantas familias “se tome con la máxima responsabilidad”.

La CEOE, entre lamentos

Y entre medias de unos y otros, la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castilla-La Mancha muestra su “rechazo absoluto” ante la nueva prórroga de las medidas de Nivel 3 reforzado. Las considera “injustas con el sector” y “exige un levantamiento inmediato de las mismas”” que, como es evidente, no se ha producido.

“El sector hostelero no puede más, rechazamos de pleno las medidas y exigimos, por enésima vez, que abran la hostelería. Nos parece muy injusto lo que se está haciendo con este sector, ya que los datos muestran que, aun estando cerrados, los contagios no dejan de subir”, subrayan, además, que “la hostelería se está desangrando”.

“Llevamos casi un año sufriendo injustamente las restrictivas medidas impuestas por el Gobierno central y autonómico, y la falta de ayudas suficientes. Ante esto, solicitamos un plan de rescate directo y contundente, pues creemos que culpar a la hostelería del incremento de la incidencia de la Covid-19 es una injusticia, como ya venimos diciendo desde hace meses. El sector de Hostelería es de los que más empeño ha puesto para cumplir con todas las medidas de seguridad. Creemos que hay un espacio posible de convivencia que permita mantener la Hostelería abierta y el cuidado de la salud”.

Más información: