Cada pueblo tiene sus propias circunstancias frente a la despoblación, incluso dentro de una misma provincia.

La Junta ha facilitado un cuestionario, accesible desde aquí, para que cual pueda mostrar su visión de las cuestiones a desarrollar en la Estrategia Regional frente a la Despoblación. El cuestionario se ha activado desde este lunes y busca respuestas acerca de los servicios y factores decisivos que llevarían a decidir vivir en los pueblos. La página dejará de estar accesible a partir del 14 de marzo.

Son sólo 11 preguntas pero con ellas se busca conocer, además, qué medidas deberían desarrollarse desde la Administración regional a través de la Estrategia Regional frente a la despoblación, como el acceso a servicios básicos –educación, sanidad y servicios sociales– en el medio rural; acceso a ayudas y subvenciones, atención a la infancia y apoyo a las familias; o aumentar la oferta de cultura y ocio, entre otras. El Ejecutivo regional también pregunta por los principios que deberían guiar y recogerse en la Estrategia, para tenerlo en cuenta en su proceso de elaboración.

Primera página del cuestionario sobre la despoblación.
Primera página del cuestionario sobre la despoblación.

A lo largo de los últimos meses, se han celebrado las mesas de trabajo con los diferentes agentes implicados en la cuestión del reto demográfico y en las que han podido aportar su punto de vista, preocupaciones y posibles demandas a ser consideradas en la nueva estrategia. Previamente, hace ya casi un año, fue relevante la firma del Pacto contra la Despoblación en Castilla-La Mancha rubricado el pasado 27 de febrero de 2020 en Brihuega.

Camino de las Cortes de Castilla-La Mancha

La apertura de la consulta llega apenas unos días después de que el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha aprobase en su reunión de este martes el anteproyecto de Ley de Medidas económicas, sociales, y tributarias contra la Despoblación y para el Desarrollo Rural en Castilla-La Mancha, una norma “pionera” que, por primera vez en nuestro país, introduce la política fiscal en la lucha contra la despoblación.

Un momento de la Comisión contra la Despoblación, celebrada en las Cortes, con María Jesús Merino y Jesús Ortega.
Un momento de la Comisión contra la Despoblación, celebrada en las Cortes, con María Jesús Merino y Jesús Ortega.

El anteproyecto de Ley está estructurado en siete títulos y 75 artículos, en los que se garantiza el acceso a los servicios públicos y la igualdad de oportunidades para los habitantes del medio rural, además de propiciar el desarrollo económico y social de nuestro medio rural para alcanzar la cohesión social y territorial.

La principal novedad de la futura ley son las ventajas fiscales que incluye para aquellos que viven o quieren irse a vivir a los municipios despoblados. En concreto, en el tramo del IRPF cedido a las comunidades autónomas se plantea una desgravación de hasta el 25 por ciento de la cuota autonómica para las personas que tengan estancia efectiva en zonas rurales, así como la desgravación del 10 por ciento para adquisición o rehabilitación de una vivienda para los que vivan o quieran vivir en el medio rural.

Esas ventajas fiscales incluyen, además, la reducción a la mitad del impuesto de transmisiones patrimoniales y del impuesto de actos jurídicos documentados para la adquisición de viviendas o locales para la implantación de empresas.

Más información: