Una autovía de Madrid, con poco tráfico durante la crisis del coronavirus.

Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, ha considerado este miércoles que la situación indica que “deberíamos seguir perimetrados” no solo en esta Comunidad Autónoma sino “todas las regiones”. No obstante, ha matizado que esta cuestión es algo que se abordará no solo en la reunión del Interterritorial de este miércoles, sino en el Comité de Trabajo con el que cuenta Castilla-La Mancha.

Sobre la reunión de este 7 de marzo también se ha pronunciado la portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, en la rueda de prensa que ha ofrecido para dar cuenta de los acuerdos aprobados por el Consejo de Gobierno, donde ha explicado que la posición que llevará la región a esta cita es de “colaboración absoluta”.

“Lo que quiero decir es que no podemos hacer la guerra por nuestra cuenta, y ese criterio de unidad que ha mantenido siempre Castilla-La Mancha con el resto de las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad es el que vamos a seguir manteniendo”, ha señalado Fernández.

Final del estado de alarma

Por lo demás, el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha ha admitido que existen “ciertas dudas, sobre todo desde el punto de vista jurídico”, sobre cómo actuar si se acaba el estado de alarma y son las distintas regiones las que tienen que tomar el testigo.

“En aquellas situaciones donde se tienen que tomar decisiones que tienen que ver con los derechos fundamentales, tenemos dudas que veremos cómo se van trabajando y discutiendo” y que se abordarán tambiénj en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) prevista para este miércoles.

En el encuentro también se abordarán las medidas a adoptar tras el 9 de abril, fecha en la que concluyen las iniciativas aprobadas el pasado 10 de marzo en el propio Consejo Interterritorial para toda la Semana Santa.

El objetivo es tener medidas acordes “con la situación epidemiológica en la que nos encontramos en este momento”, ha destacado, reseñando que Castilla-La Mancha se encuentra “entre las tres o cuatro regiones con menor incidencia”.

Más información: