Plaza de Toros de Guadalajara, con una presencia de aficionados en los tendidos inviable con las actuales normas por el coronavirus. (Foto: La Crónic@)
Plaza de Toros de Guadalajara, en una anterior feria taurina. (Foto: La Cró[email protected])

Al tercer aviso, al corral. Como marca el propio reglamento taurino cuando un diestro es incapaz de matar a uno de los toros de su lote, la promesa del alcalde de Guadalajara de que habría feria en 2021 se ha desvanecido completamente.

Y han sido tres avisos consecutivos: el primero, cuando en mayo la anterior empresa daba la espantada, dejando pasar un tiempo que no se ha recuperado; en julio, cuando el pliego redactado encalló por diversas causas… y a finales de agosto, cuando no han podido, sabido o querido los munícipes y sus técnicos constituir al Ayuntamiento en responsable directo de unas corridas de toros reiteradamente prometidas. Como cualquier aficionado conoce, a estas alturas de la temporada muy probablemente no habría forma ya de conseguir ni matadores ni ganaderías.

Como venimos reiterando en LA CRÓNICA, el próximo fin de semana sí se anuncian dos grandes corridas en la muy próxima ciudad de Alcalá de Henares, que también ha organizado algo muy parecido, además, a sus fiestas tradicionales, incluido un recinto ferial que aquí no habrá.

Sin «seguridad jurídica»

El Ayuntamiento ha justificado su decisión en que no encontraba seguridad jurídica «suficiente» en un proceso por el que debía constituirse en empresa, como ocurre en muchos pueblos de la provincia.

La segunda teniente de alcalde y responsable de Festejos, Sara Simón, asegura que desde que la anterior adjudicataria de la plaza de toros solicitase en mayo la rescisión del contrato, «hemos intentado todo para organizar una feria taurina en 2021 y ayudar al sector, después de sondear y analizar el estado del mismo».

Simón reconoce que al Gobierno municipal le causó «sorpresa» que «prácticamente ninguna empresa taurina presentase oferta para la organización de una reducida feria en 2021 con 4 eventos y que la única en hacerlo, además, recurriese el concurso, haciéndonos perder un mes de tiempo».

«Este recurso, aunque llegaba después de que la mesa técnica de contratación declarase desierta la licitación, impedía volver a emprender un nuevo concurso con otro pliego hasta la resolución del mismo. Por ello el Ayuntamiento se puso a trabajar para organizar los eventos de manera directa sin haber encontrado para ello garantías jurídicas suficientes. Y ahora que la Justicia nos ha dado la razón nos haría falta este mes perdido porque los eventos taurinos ya no se celebrarían hasta octubre, algo que ya no tiene sentido y que comporta mucho riesgo por cuestiones meteorológicas», explica Simón.

Por todo ello, la segunda teniente de alcalde asegura que «lo responsable es renunciar a la realización de eventos taurinos en 2021, siendo un año en el que no habrá fiestas en la ciudad, después de que las empresas hayan dejado claro que tampoco quieren correr riesgos económicos en la organización de eventos».

En cualquier caso, a este punto se ha llegado después de que el pliego para la organización de cuatro festejos en 2021 recibiese solo una oferta, que desde el Ayuntamiento se consideró «poco solvente». Tanto que no recibió ni un solo punto, como desveló este diario. Se refería así a la sociedad mercantil de origen mexicano pero vinculada a un muy activo empresario, que se hizo notar en el verano de 2020, organizando varias ferias de renombre en capitales de provincia.

Pese a que desde el Ayuntamiento se quitaba hierro constantemente, semana tras semana y a preguntas de este diario a las consecuencias del recurso presentado en Madrid ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), ahora son los mismos responsables municipales los que sostienen que ese recurso al pliego «bloqueaba cualquier posibilidad de que el Consistorio volviese a poner en marcha una segunda licitación».

Hasta el 17 de agosto no se ha conocido que el Tribunal de la madrileña calle del General Perón ha terminado dando la razón al Ayuntamiento de Guadalajara frente a un recurso que, como ya detalló LA CRÓNICA, ni tenía gran fundamentación jurídica y ni siquiera estaba bien redactado. «El proceso haría imposible celebrar eventos taurinos hasta el mes de octubre, fuera de las fechas en las que tradicionalmente se celebran las Ferias y Fiestas de la ciudad, suspendidas por segundo año consecutivo por culpa de la COVID-19», resaltan ahora fuentes municipales.

Esta situación lleva al Consistorio a suspender la organización de los eventos taurinos programados para 2021 mientras se trabaja ya en la confección de los pliegos de licitación para una explotación estable de la plaza de toros municipal, con la consiguiente organización de los actos taurinos que anualmente se celebran en la ciudad. También se trabaja en la aprobación de una tasa pública y un reglamento de utilización de las instalaciones, hasta ahora inexistentes, que permita una cesión legal y con garantías del recinto a cualquier promotor de eventos taurinos, culturales o dae otros ámbitos para los que pudiera resultar interesante.

Más información: