Alberto Rojo, durante su discurso en el Día de la Región de 2021, en Guadalajara.
Alberto Rojo, durante su discurso en el Día de la Región de 2021, en Guadalajara.

Alberto Rojo, ha aprovechado su discurso en el acto del Día de la  Región para agradecer el trabajo contra la pandemia a todos los implicados, sobre todo para García-Page y para su consejero de Sanidad, Jesús Fernández. «Te has dejado la piel», le ha dicho al presidente desde la tribuna.

Tras el trabajo, «se mira al futuro» con optimismo, según ha dicho, y en el caso de Guadalajara con un escenario de «recuperación de la inversión».

Ha abogado Rojo por «no dar la espalda» en la provincia a la región, ya que esta no se entendería sin el «empuje» que le ha dado la Comunidad Autónoma en las últimas décadas.

Un hospital potente y de referencia, más un nuevo campus universitario que «ayudará a diversificar la economía» apostando por sectores vinculados a la innovación son el futuro a corto plazo de un territorio con» estabilidad económica y social», según el primer edil guadalajareño.

Ha pedido en este punto aprovechar la situación estratégica de la Comunidad Autónoma como enclave logístico, así como su potencia cultural con extremos como el Festival de Cuentos. «Qué bonito es narrar, contar nuestra historia, hablar los unos y los otros».

Dos años para celebrar este acto

En el inicio de su intervención, tras saludar a las autoridades, Rojo ha celebrado la «buena señal» de poder celebrar un acto para «poner en valor lo que importa», que es Castilla-La Mancha. Ha recordado cómo estaba programado este acto ya el pasado año en una cita truncada por la pandemia, algo que por fin se consigue este lunes.

«No puedo dejar de pensar en quienes no están, en quienes han fallecido, en quienes sufren sus consecuencias sociales o económicas», ha pronunciado desde el atril, poniendo en valor cómo se está combatiendo «sin tregua» desde las instituciones.

Ha mostrado su «respeto y consideración» a todos los colectivos que han luchado en primera línea contra una pandemia en la que «ningún representante público» tenía a mano un manual.

Momentos en los que se ha trabajado «de manera muy rápida», por lo que ha querido pedir disculpas ante posibles errores desde su área de gestión.

Más información: