Una terraza en Guadalajara, en el verano de 2019. (Foto: La Crónic@)
Una terraza en Guadalajara, en el verano de 2019, vista ahora casi como un sueño. (Foto: La Cró[email protected])

Según ha adelantado La Sexta y ha podido confirmar LA CRÓNICA, las provincias de Guadalajara y Cuenca pasarán a la Fase 1 este lunes, mientras que se quedarán con la regulación actual Ciudad Real, Toledo y Albacete. Tampoco lo hará Madrid.

La comunidad de Castilla-la Mancha es, después de Madrid y Cataluña, la que más fallecidos por coronavirus ha registrado desde que comenzó la pandemia, a pesar de contar con una población apenas superior a los dos millones de personas. Según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad, a día de hoy se habían registrado un total de 2.763 fallecidos, de los cuales 36 se produjeron en las últimas 24 horas.

Una demora de una semana

Desde la Junta de Comunidades se confía en que «en una semana se abra la puerta para que Toledo, Albacete y Ciudad Real se equiparen a Guadalajara y Cuenca en la fase 1». La postura del Ministerio, aseguran las mismas fuentes, habría sido la de optar por una decisión más conservadora en las provincias más pobladas, si bien aventuran que «con toda seguridad» el lunes 18 podrán superar esta fase inicial.

El Gobierno autonómico «acepta la decisión», si bien aclara que la misma no está vinculada ni a la disponibilidad de camas UCI ni a la evolución de los datos ni a la falta de material.

A las 20.30 horas, el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ofrecerá una rueda de prensa para dar cuenta de la decisión del Ministerio de Sanidad, de la cual los lectores de LA CRÓNICA tendrán cumplida información.

¿Qué cambia con la Fase 1 sobre la situación actual?

A partir del lunes, en la provincia de Guadalajara se admiten las siguientes actividdes y en las siguientes condiciones (salvo que el Gobierno las limite para alguna comarca concreta, algo que está pendiente de confirmación oficial):

-Reuniones de hasta 10 personas dentro y fuera de casa, manteniendo la distancia de seguridad de dos metros y respetando las normas de higiene relativa a lavado de manos y «etiqueta respiratoria».

-Uso de coche de hasta 9 plazas por parte de los habitantes de un mismo domicilio, aunque sin salir de los límites de la provncia.

-Apertura de terrazas al 50 % de su capacidad. Tendrá que haber una distancia mínima de dos metros entre las mesas y los grupos de clientes tendrán un máximo de diez personas. Además, habrá que desinfectar las mesas entre un cliente y otro y no se podrán utilizar cartas de uso común ni servilleteros.

-Apertura de tiendas de menos de 400 metros cuadrados sin cita previa. El aforo máximo para los comercios será del 30 %, será necesario mantener una distancia de seguridad mínima de dos metros y se deberá establecer un horario de atención preferente a mayores. Tendrá que procederse a la desinfección del local dos veces al día.

-Velatorios para un número limitado de familiares en instalaciones públicas o privadas: quince personas al aire libre o diez en espacios cerrados. La comitiva para el enterramiento o la despedida para la cremación del fallecido se restringe a un máximo de quince personas y, en su caso, se podrá sumar el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.

-Mercadillos al aire libre en la vía pública, con condiciones de distanciamiento entre puestos y delimitación del mercado ambulante para correcto control del aforo por las fuerzas de seguridad. Limitación inicial al 25% de los puestos habituales y afluencia máxima de la tercera parte del aforo.

-Los lugares de culto abrirán, aunque sólo se permitirá la entrada hasta un tercio de su capacidad.

Además, cuando el Gobierno anunció el Plan de transición hacia una nueva normalidad anunció que también se permitirían otras actividades en la fase 1. Eran las siguientes:

-Los centros educativos y universitarios abrirán para su desinfección, acondicionamiento y el trabajo administrativo y preparatorio de los docentes y personal auxiliar.

-Apertura de hoteles sin uso de las zonas comunes.

-Las bibliotecas ofrecerán el servicio de préstamo, también la lectura con limitación de aforo.

-En el ámbito cultural, estarán permitidos los actos de menos de 30 personas en lugares cerrados (con un tercio de aforo) y de menos de 200 personas, siempre y cuando sea sentado y manteniendo la distancia necesaria. Los museos abrirán sus puertas para permitir un tercio de la entrada máxima y con control de aglomeraciones en salas. También se permite la producción audiovisual y el rodaje de cine y series.

-Turismo activo y de naturaleza para grupos limitados de personas.

-Deporte no profesional: en instalaciones deportivas al aire libre sin público, sólo para practicar deportes en los que no exista contacto, como atletismo o tenis. En los centros deportivos, actividades deportivas individuales con previa cita en centros deportivos que no impliquen contacto físico ni uso de vestuarios.

-Deporte profesional: apertura de centros de alto rendimiento con medidas de higiene y protección reforzadas y, si es posible, turnos. Entrenamiento medio en ligas profesionales.

Madrid tendrá que esperar

El Gobierno central ya ha comunicado a la Comunidad de Madrid que no pasará este lunes, 11 de mayo como había pedido ayer, a la fase 1 de la desescalada. Madrid sustentaba su petición en la caída durante el pico de la crisis sanitaria del 83 por ciento de camas de hospitalización y en una reducción del 64 por ciento en los pacientes con Covid-19 ingresados en UCI durante el último mes.

No obstante, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha admitido este viernes que un dato relevante para pedir la desescalada eran las camas de UCI» para recordar que, según el criterio del Ministerio de Sanidad, se requieren dos camas de UCI por cada 10.000 habitantes, por lo que «se necesitaría un total de 1.400 camas». Así, ha indicado que, «en estos momentos» la Comunidad cuenta con 1.350, pero ha llegado a tener 1.942, por lo que «si algo ha demostrado la sanidad madrileña, la sanidad pública y la sanidad privada juntas bajo el mando único de la Comunidad, es su capacidad de flexibidad y de dar respuesta para estas situaciones».

También ha reconocido que necesitaría como mínimo 24.750 camas, y cuenta con 17.000 en estos momentos, habiendo llegado a 24.730 «sin contar los hoteles medicalizados y sin contar Ifema», por lo que, según ha afirmado, podría alcanzar las 2.000 camas más que le permitiría «tener flexibilidad».

Más información: