Como los periodistas estamos tan ocupados en el ir y venir de lo que nos dicen a veces se nos olvida lo que nos dijeron. De haber estado más atentos, en el pasado mes de junio seguro que todos habríamos dedicado grandes espacios al décimo aniversario de un acontencimiento singular en nuestra provincia.

Allá por el 15 de junio de 2009, este mismo periódico anunciaba que la autovía Guadalajara-Humanes ya tenía precio: iba a costar cien millones de euros. Les ha salido bastante más barata, porque todavía no la han empezado.

La duplicación de la carretera CM-101 en el tramo Guadalajara-Humanes tiene una longitud aproximada de desdoblamiento de 25 kilómetros, longitud equiparable en tamaño al deseo de los miles de conductores que la utilizan todos los días, con un carril para ir, otro para volver y un radar de Tráfico en medio, para ver si cazan a algún despistado que vaya pensando en lo que no debe.

El consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, que por entonces era quien todavía se sigue llamando Julián Sánchez Pingarrón, mantuvo en aquellos días una reunión con los empresarios de CEOE-CEPYME Guadalajara, que para eso están. Les anunció la publicación del Estudio Informativo para la duplicación de la carretera CM-101 en el tramo Guadalajara-Humanes, con las característica citadas.

Otras carreteras que por entonces eran proyecto, ya son realidad. Pero esta, no. Se conoce que no era tan electoralmente urgente como aquellas y mira que ya han pasado elecciones desde entonces.

El empresario que tenía que hacer negocio con la Ciudad del Transporte ya lo ha hecho y la razón de la autovía no mengua, sino que es cada día más acuciante por lo que ha venido y por lo que va llegando en forma de tráfico pesado de camiones logísticos.

Pero para pesados, claro, los periodistas aburridos que no hacemos más que recordar tan magníficos aniversarios como este. En qué estaríamos pensando para acordarnos de tan magno acontecimiento incumplido, diez años después.