A las cinco y media de la madrugada de este domingo, 26 de enero, un accidente de tráfico ha puesto al descubierto la mayor alcoholemia al volante nunca registrada en Guadalajara.

Todo se desató al colisionar un turismo primero contra otro vehículo estacionado, produciendo daños materiales, a la altura del número 5 de la calle de la Barca y, unos 50 metros más adelante, yendo a chocar contra un segundo vehículo también estacionado.

Los agentes de la Policía Local localizaron circulando por esta misma calle al vehículo causante de estas colisiones, cuyo conductor hizo caso omiso a las señales de alto, teniendo que ser interceptado por un coche patrulla atravesado en la calzada.

De inmediato se observaron en el conductor síntomas de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas, por lo que fue sometido a las pruebas de detección alcohólica, registrando una tasa de 1,71 mgrs. de alcohol por litro de aire espirado. La consecuencia fue la detención de J.P.C. de 53 años de edad  y vecino de Guadalajara, como autor de un delito contra la seguridad vial.

Esta tasa de alcoholemia de 1,71 mgrs. es la más alta registrada por la Policía Local desde que efectúa atestados por alcoholemia, un actividad que se inició nada menos que  en el año 1983.

La tasa más alta hasta ahora registrada en Guadalajara era una de 1,61 mgrs, que data de un control en el mes de agosto del 2010.