La fotografía del bulo, con Sánchez Vara como protagonista. (Foto: maldita.es)
La fotografía del bulo, con Sánchez Vara como protagonista. (Foto: maldita.es)

Lo último que se podía esperar de las redes sociales es que atribuyeran al torero Francisco Javier Sánchez Vara un arrepentimiento dramatizado de su oficio, ilustrado por una fotografía. Pues no solo lo hace, sino que lo reitera. Y, además, con su foto pero sin su nombre. El pintoresco embrollo, para desilusión de algunos y pasmo de otros, se ha explicado en varias ocasiones, pero la riada no cesa.

La última vez en que se ha intentado atajar el bulo ha sido en esta misma semana, por parte de una conocida web dedicada a esos menesteres. Anteriormente ya lo había procurado otro digital, con sección propia contra las fake news. El éxito de estas iniciativas es próximo a cero, porque la historia se repite, incesante, desde alrededor de 2012.

Sánchez Vara habría tenido 5 años en aquel momento

Al torero guadalajareño, que es efectivamente el que aparece en la fotografía sentado en el estribo del burladero, se le hace pasar por el novillero colombiano Álvaro Múnera, quien supuestamente habría decidido poner fin a su carrera tras mirar al astado y sentir “una plegaria por la vida”.

Al referido Múnera, que tuvo sobradas razones para abandonar los ruedos tras una brutal cogida, se le atribuye una falsa confesión: “De pronto miré al toro. Tenía esa mirada inocente pidiéndome justicia. Sentí una plegaria por la vida. Me sentí como mierda por todo el dolor que he producido a estos nobles animales”. Nunca pronunció tales palabras, tomadas en parte de un texto de Antonio Gala publicado en su día en “El País”, y que tampoco tiene nada que ver con la cuestión.

Al colombiano le quedó un más que justificado resquemor hacia la tauromaquia tras quedar en silla de ruedas cuando era novillero, percance ocurrido en la plaza de Albacete en 1984… cuando Sánchez Vara tenía 5 años de edad.

Por lo que respecta al más conocido matador de toros de Guadalajara de las últimas décadas, su carrera se ha ido forjando siempre ante las ganaderías más complicadas, con un reconocimiento general entre los aficionados. En los enlaces adjuntos recordamos algunas de sus últimas apariciones en LA CRÓNICA.

Más información: