La presencia de plomo en los carchucos y su restricción está en el origen de esta nueva polémica alrededor de la caza.
La presencia de plomo en los cartuchos y su restricción está en el origen de esta nueva polémica alrededor de la caza.

La Federación de Caza de Castilla-La Mancha considera que las limitaciones al plomo previstas en el borrador del reglamento de la Ley de Caza planteado por la Administración regional, “que en la práctica harían inviable la caza en la comunidad autónoma”, según sostienen en un comunicado. La Federación y Aproca han registrado iniciativas para modificar 59 de los 136 artículos de la propuesta de la Administración, lo que supone enmendar más del 40% del texto.

Más allá de lo exigido por Europa

Destacan desde la Federación que el texto regional “va mucho más allá de lo establecido en las normativas nacional y europea”, lo que supondría un grave perjuicio para los cazadores de la comunidad, ya que en la práctica haría inviable el uso del plomo para la caza.

En concreto, el borrador propone prohibir “disparar y transportar munición que contenga plomo durante el ejercicio de la actividad de la caza en cotos sociales, zonas colectivas de caza de titularidad pública, montes de utilidad pública y humedales”.

También extiende esta prohibición a “humedales o a menos de cien metros de su linde exterior, en cotos sociales, zonas colectivas de caza de titularidad pública, montes de utilidad pública y, con carácter general, aquellas que se determinen en las Órdenes Anuales de Vedas por resultar contaminantes o susceptibles de provocar intoxicaciones a la fauna silvestre”.

La Federación recuerda que “actualmente no existe ninguna normativa nacional que limite el uso del plomo más allá de los humedales, ni normativa europea en idénticas condiciones (Reglamento Reach), y en caso de aprobación, primero deberá ser traspuesta a la legislación nacional, por lo que nos parece una auténtica barbaridad imponer una prohibición que no existe en nuestro país”.

Además, matiza que es imprescindible diferenciar la tenencia y el uso del plomo, puesto que “el uso puede estar prohibido, pero la tenencia no”. “Imaginemos que cazando en mano tengo que atravesar un humedal: ¿tiro los cartuchos para no pasar con ellos?”, se preguntan retóricamente desde la Federación.

¿Qué es un humedal?

La asociación que representa a los cazadores cuestiona incluso la definición de humedal pues consideran que la contenida en el borrador de reglamento implica que “un simple charco de lluvia sea considerado humedal”.

A esto suman que estas nuevas restricciones que plantea el reglamento de caza no establecen periodos transitorios ni llevan a cabo un estudio sobre las consecuencias económicas de la medida. Tampoco se valora la falta de alternativas viables ni tiene en cuenta que el marco general normativo -la propia ley autonómica- no hace referencia alguna a este asunto.

El peligro de los rebotes

Otro aspecto que no se habría tenido en cuenta, a su juicio, es del aumento de la peligrosidad que tiene actualmente la munición de plomo, con una alta producción de rebotes que pueden causar una alta siniestralidad, sobre todo en caza mayor.

En la práctica, “este reglamento haría inviable el uso del plomo para la caza, por lo que la Federación ha presentado alegaciones para que estos apartados sean corregidos”, enfatizan.

Más información: