27.7 C
Guadalajara
15 junio 2024
InicioViajesAlgunos de los mejores mercadillos navideños, en LA CRÓNICA

Algunos de los mejores mercadillos navideños, en LA CRÓNICA

Ponte en marcha incluso más allá del Puente de la Constitución. La Navidad no se termina aquí y ahora, sino que nos tienta con buenas oportunidades de viaje. Aquí tienes algunas de las que más te pueden cautivar.

-

Europa está llena de mercadillos navideños. Es su fecha y todos nos felicitamos por ello. Los hay en España pero también fuera de nuestras fronteras… e incluso puedes probar con experiencias muy exóticas en Japón. Son sólo algunas ideas, pero de toda confianza para que disfrutes en uno de los viajes más familiares que pueden hacerse a lo largo del año.

Estonia

El Mercadillo de Navidad de Tallin tiene lugar cada año en la Plaza de la Ciudad Vieja o plaza del antiguo Ayuntamiento (plaza Raekoja), que data del siglo XV y está considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Tallin presume de ser el origen del árbol de Navidad, ya que fue justo allí cuando se comenzó a ubicar uno en la plaza del Ayuntamiento. La leyenda dice que, en 1441, en la misma plaza donde el mercado de Navidad se lleva a cabo hoy, un comerciante bailó y cantó junto con las chicas locales alrededor de un árbol, al que prendieron fuego. Según la leyenda, es por este gesto que se inicia la tradición de la iluminación de los árboles durante la Navidad.

Cada año, más de medio millón de personas visitan el Mercado de Navidad de Tallin venidos desde todas partes. Para los niños, el entretenimiento está en los carruseles y en la figura de Papá Noel, que reparte dulces en su casita. En los más de 50 puestos del tradicional mercadillo se pueden ver y probar las especialidades locales – desde pan de jengibre y dulces navideños hasta elaborados asados – y hacerse con artesanías de gran calidad traídas de todas partes de Estonia. Además, en la Plaza del Ayuntamiento flota un aroma especiado a vino: se trata de una bebida típica navideña, que se sirve caliente en un surtido muy amplio, con diferentes sabores, tanto para niños como para adultos.

El espíritu navideño se mantiene, como siempre, con un programa cultural especial. Los fines de semana, diferentes grupos tanto de Estonia como internacionales aparecen en el escenario del Mercado de Navidad, donde actúan alrededor de 3.000 artistas que harán honor a las fiestas con sus coros y danzas, entre otras actuaciones. Durante el período de Adviento, se enciende una vela todos los domingos como símbolo de bienvenida a los visitantes que llenan las calles del bello casco histórico de Tallin.

Este año, el ambiente de este singular mercado está dominado por un enorme árbol de Navidad y sus adornos en forma de corazón que se elevan en el centro de la Plaza Raekoja y en el escenario. Se han elegido adornos en forma de corazón para decorar el Mercado de Navidad por varias razones: el corazón es un símbolo de amor y la Navidad es probablemente una de las fiestas donde los sentimientos están a flor de piel. Pero también por una original causa: el casco antiguo de Tallin, la sede del mercado navideño tiene forma de corazón cuando se ve desde el aire y es el corazón de la ciudad.

El mercado navideño de Tallin es sin duda la joya de la corona de la Navidad en Estonia. Después de todo, fue nombrado el mejor mercado navideño de Europa en 2019 y definitivamente es un “must” si se está de visita en estas fechas señaladas. Pero el resto de

Estonia también se llena de magia durante las fiestas. Ya sea en ciudades grandes o pequeñas le espera una Navidad de cuento de hadas, cargada de actividades y sorpresas.

Es el caso de Tartu, la segunda ciudad de Estonia, que cuenta con dos atracciones: la Ciudad de Navidad de Tartu y la Feria de Navidad que destaca por sus pabellones de cristal decorados temáticamente con preciosas luces de colores. También aquí se instala una pista de hielo en la Plaza del Ayuntamiento, y se puede disfrutar de paseos en trineo o del divertido carrusel de madera.

La Feria de Navidad es el lugar al que hay que ir para hacer todas las compras: desde artesanía, productos cárnicos y pescado ahumados, pasando por el chucrut, los productos de panadería, la miel, dulces, bebidas calientes, y pasteles.

También Lottemaa es uno de los destinos estonios favoritos de los niños estonios para disfrutar de las vacaciones navideñas por dos atracciones: la granja de Santa Claus y el parque temático que tienen consagrado a la figura de Lotte, un personaje ficticio en la literatura infantil de gran popularidad entre los más pequeños.

En el imaginario de muchas personas, las navidades son tal cual se viven en Estonia. Nieve sobre tejados rojizos, calles empedradas, velas encendidas, luces de hadas iluminando las ventanas de los cafés y comercios o trineos tirados por renos. Disfrutar de la navidad más auténtica y encantadora y pedir el deseo para el nuevo año, bajo el originario y majestuoso árbol de navidad es una de las cosas que hay que hacer para disfrutar de estos días de fiesta en el país báltico.


Japón

Festival de invierno de Karuizawa

Además de ser un conocido destino de verano, este pueblo de la prefectura de Nagano es popular por su profunda belleza durante la época invernal, especialmente por su festival de invierno, un espectáculo que cubre de luces toda la localidad. El mercadillo es otra de las actividades de gran reclamo en Karauizawa. Ubicado cerca de la estación de tren, aquí se instalan pequeños puestos que ofrecen a los visitantes múltiples productos y objetos navideños. Además, otra de las visitas imprescindibles es su iglesia de Karuizawa Kogen, decorada con 2.000 velas que parpadean en armonía con el bosque que la rodea durante los meses más fríos. Los amantes del deporte de invierno también pueden disfrutar del esquí, el patinaje sobre hielo o el curling.


Alemania

Cientos de mercadillos navideños en Alemania

El período de Adviento comenzaba este año el domingo 27 de noviembre y termina el 24 de diciembre, el día de Nochebuena. Tiempo para disfrutar de una auténtica atmósfera acogedora, de placeres culinarios y de maravillosas tradiciones típicas de todas las regiones.

Los mercados navideños son una atracción para grandes y pequeños, e invitan a dar un paseo por las callejuelas decoradas con motivos navideños. En Alemania hay mercadillos en cada ciudad: sólo Düsseldorf propone hasta seis mercados temáticos. El caso de Berlín es aún más contundente, con alrededor de 70 mercadillos en la ciudad, como ya te informó días pasados LA CRÓNICA.


Mercadillo navideño en Namur (Bélgica), en fotografía de J.P. Remy.

Valonia (Bélgica)

En cada ciudad de Valonia se pueden descubrir mercados con una variedad de productos artesanos, iluminaciones, animaciones, delicias y mucho más. Estos son algunos de los mercados más emocionantes para explorar: 

El ‘Corazón de Nieve’ de Mons   La Capital Europea de la Cultura en 2015, Mons tiene un mercado de Navidad muy especial en la Grand-Place y sus alrededores, con una gran mezcla de casetas, animaciones y actividades.  Abierto durante todo diciembre, puede descubrir una gran variedad de espectáculos diferentes cada día, incluyendo oportunidades para ver Papá y Mamá Noel, conciertos de big band y procesiones con mascotas increíbles.  Ofrece la oportunidad de enviar una carta a Santa Claus, gracias al gran buzón de Navidad para pedir todos los regalos que los niños quieran. El tiovivo de abetos, el belén de Navidad y paseos en burro ofrecen diversión para toda la familia en esto paraíso invernal. 

Explorar los productos de los mejores artesanos en Chimay  Miles de visitantes visitan este mercado cada año para disfrutar de los terrenos del castillo de Chimay, hogar del Príncipe y la Princesa de Chimay. Se pueden encontrar 70 casetas en el mercado con productos artesanos ofreciendo una amplia gama de ideas de regalos y productos festivos. El enfoque es el talento de los artesanos y representan su región perfectamente.   Además de estos productos, hay muchas opciones para disfrutar la bebidas y merienda de la temporada como la Chimay flambeada, los caracoles, las ostras, dulces y cougnous – un brioche típico de Navidad en Bélgica. Este mercado solo está abierto durante 1 fin de semana (17-18 diciembre), así que es imperdible.  

Un mercado con un entorno estimado en Binche  Muy cerca de la frontera francesa, Binche presenta uno de los mercados de Navidad más auténticos en la región. Cuenta con 46 casetas de productos artesanos, dando la oportunidad de comprar productos locales de los mejores fabricantes.   Además, hay animaciones que tienen gran reputación por su originalidad. Por ejemplo, disfrutar de una carrera de trineos, conciertos, cuentos de Navidad en una de las Grand-Place más hermosas de Bélgica, cuyo campanario es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Por supuesto, también hay un hermoso árbol de Navidad grande con decoraciones increíbles. 

Ponerse los patines en Charleroi  No se puede no ir a la pista de patinaje de 700m2 en Place Verte, que ofrece la oportunidad de tomar clases de patinaje. Después, se puede descansar en el bar con muchas opciones de comida y bebida – chocolate caliente, las tortitas y los gofres típicos de la región, conocidos como gofres de Lieja. Con un abeto impresionante, hay un área de “pop-ups” que cambian cada semana, ofreciendo una gran variedad de regalos navideños, decoraciones y comida. También en los fines de semana normalmente hay música en vivo circa del restaurante y cervecería en La Place de la Digue. Este mercado es una mezcla perfecta de tradición y modernidad. 

Enghien, mercado y fortaleza Este mercado es especial por su ubicación: los jardines del Castillo de Enghien. Para Navidad, los terrenos se llenan de “pop-ups” de los artesanos y también un belén muy impresionante con muchas decoraciones. Después de visitar las casetas, se puede explorar el parque. Tiene jardines temáticos, esculturas, fuentes de agua y arquitectura fascinante. Hay una oportunidad para aprender más con una audioguía sobre la historia de los jardines y el castillo. Este mercado de Navidad es para los amantes de la naturaleza. 

Un mercado con décadas de historia   En Tournai, se puede encontrar el mercado navideño más antiguo de Valonia, en Halle aux Draps. Esto es un edificio magnífico en la Grand Place de la ciudad, y se encuentran muchas casetas de Navidad con una amplia gama de regalos y delicias. Rodeando el centro, se puede ver luces deslumbrantes en todas las calles, especialmente en Fin de Año antes de los fuegos artificiales del 31 de diciembre en la Grand-Place. Hay animaciones para los niños, una escena de Viva for Life con Papá Noel y muchas opciones para comer. 

Delicias gastronómicas en Beloeil  Entre Mons y Tournai, existe otro mercado de navidad donde hay más de 40 casetas que venden productos artesanos de la región, incluyendo salazones y quesos muy especiales. Además, hay conciertos tradicionales para asistir, y para los niños, un paseo en trenecito en compañía de Papá Noel. Solo está abierto del 3 al 4 de diciembre.  


Más información: